lunes, 14 de noviembre de 2011

UNA CARTA QUE NUNCA ENVIÉ


Rompo una carta nunca escrita

De la carta que no escribiera nunca
rescataría este párrafo
por su notoria fijación sedante
que me hace invulnerable al desaliento:

Pienso en ti casi siempre.
Las otras veces pienso en ti.

            (De Rotonda con estatuas )

3 comentarios:

  1. Precioso poema, José Luis, que encierra el sentimiento del amor en su estado más puro, en el que todo es pensamiento hacia el ser amado.

    ResponderEliminar
  2. Alguien me dijo una vez:
    "dueño de tus silencios, esclavo de tus palabras"

    está claro que tus palabras te hacen libre.

    ¡Grande! Jose Luis :)

    ResponderEliminar
  3. la escritura no tiene mayor recompensa que el asentimiento del lector, esa palmada cálida que convierte unas líneas en un puente de papel. Estamos cerca. Abrazos.

    ResponderEliminar