martes, 14 de agosto de 2018

TRAS EL INCENDIO

Cualquier bosque, cualquier verano
Fotografía de internet


TRAS EL INCENDIO


   Tras el incendio, cuando el bosque dejó de beber agua, ni las termitas ni las procesionarias pudieron guarecerse. Satisfecha, la mirada del bárbaro medía aquel bajorrelieve discontinuo, hecho piedra y ceniza. Ningún brote futuro gastaría aquí su voluntad de crecimiento.
   Una nube negra levitaba en la noche. Sus límites informes contenían el canto ausente de los pájaros.

(De Cuentos diminutos)





lunes, 13 de agosto de 2018

BRUNO MONTANÉ KREBS. EL FUTURO

El futuro
Poesía reunida (1979-2016)
Bruno Montané Krebs
Prólogo de Ignacio Echevarría
Editorial Candaya
Avinyonet del Penedés (Barcelona, 2018) 

FIGURACIONES

   Los discursos creadores están sometidos, desde el arranque de su recorrido, al campo acotado de las etiquetas críticas y al contexto de un estar colectivo que refuerza la realidad singular como elemento complementario, inserto en una dinámica grupal. Por eso resulta tan complejo analizar propuestas a trasmano, alejadas de la escenografía gregaria, que ponen en evidencia  que la arquitecturas críticas nunca son construcciones estables. Es una reflexión que conviene tener en cuenta al abordar la lectura de El futuro, volumen que compila la obra poética de Bruno Montané Krebs (Valparaíso, Chile, 1957), puesto en circulación con criterio oportuno por la Editorial Candaya.
  El futuro añade un umbral crítico de Ignacio Echevarría, quien aborda la andadura de casi cuatro décadas como un ejercicio tenaz que, sin embargo, preserva en la sombra su oculto sentido; Bruno Montané Krebs percibe la poesía como un modo de pensar el mundo a través de la palabra, como una búsqueda cognitiva que persigue hacer más inteligible la dialéctica establecida entre realidad y mundo.
  Tras completar un corto itinerario publicando composiciones de amanecida en revistas del momento, el poeta publica su libro de apertura, El maletín de Stevenson, fechado en 1979, tras concluir una estancia personal en México, donde su escritura más temprana se integra en la dinámica inquietud de la vanguardia. Estos poemas germinales postulan un ideario atento más a los elementos visuales que al enunciado argumental. El referente cultural, Stevenson, personifica el empeño creador, esa espera despojada de equipaje, que hace de la intuición amanecida. Las palabras resquebrajan su sentido para formar el humus del que nacerán otras palabras. Los poemas recuerdan instantáneas sin conexiones aparentes, puntos de interés que yuxtaponen su necesidad expresiva a través de fotogramas y sugerencias conceptuales.
   En sus apartados el libro muestra un activo dinamismo temático. Hay composiciones que se acercan al microrrelato, como “El silbato de los mares” y apartados que sorprenden por su carácter orgánico como “Las colinas interiores del planeta”, que aporta incisiones metaliterarias o dejan la estela siniestra de desasosiego y denuncia de la tortura policial.
   Con título paradójico, El cielo de los topos contiene composiciones fechadas entre 1987 y 1995, en torno a dos núcleos reflexivos: voz y cuerpo. El primero acoge composiciones empeñadas en oírla voz silenciosa del entorno, cuya naturaleza abriga un insólito pasadizo de imágenes. Las palabras perciben, rastrean, dan fe de lo vivido como si fuesen los latidos de una conciencia caótica que no oculta su cartografía de rarezas, pero que siempre contiene emoción y música, el melódico compás del tiempo con su desplegado onirismo.
   El sujeto verbal persigue la utopía, esas visiones que apuntan al futuro y preservan la ingenuidad con su perspectiva húmeda y luminosa, es caricia que da luz a los cuerpos; sin embargo el grito sigue horadando el cerebro, atraviesa la noche y colisiona con el sosiego.
   Aparecido en 2013, el libro Mapas de bolsillo alberga un ideario poético más descriptivo. En él las figuraciones imaginarias contraponen los límites de la realidad aparente para dejar sitio a un espacio onírico en el que prevalece lo nocturnal. Los poemas recrean sueños, dibujan formas y figuras en las que afloran las señales dispersas del asombro. La poesía refleja esas perspectivas nacidas al trasluz que transforman la mansa apariencia de lo diario. Son hallazgos de simbología compleja, como una sombra perdida en la oscuridad. Lo que contiene el poema son. “Fragmentos, esquejes, / pura vibración de la materia. /  Evidencias que niegan / la grandilocuencia de toda explicación. / Breves incisiones en una superficie, / breves luminiscencias sin traza”.
  El último libro de la compilación es El futuro, entrega de 2016. Desde el marco cercano de la contingencia, un cielo al revés, donde se acoge la carencia y el barro, se buscan respuestas sobre el quehacer escritural; los poemas prodigan trazos que desaparecerán en el silencio, pero constituyen la razón de ser que nos sostiene. Tras esa inquieta reflexión sobre el para qué del largo viaje de las palabras, la escritura profesa una voluntad de estar en el entorno más allá de la mudez, para penetrar en los significados: “La realidad escribe y las emociones / riman y unen escena tras escena”. Y en ese respirar incertidumbre, borrando la paciencia del silencio la música callada del futuro, su temblor desasido e incomprensible.
   Bruno Montané Krebs aborda el quehacer lírico sin especulaciones formales o semánticas, como si la escritura compusiera un largo poema inacabado que deja su sombra en el tiempo y que no es necesario entender. Confía en las sensaciones y en las perspectivas exentas de intencionalidad, deja en tierra una luminosa semilla dispuesta en el silencio para dar crecida fronda en el camino. Las palabras graban lo que se vacía, conceden  ese “imperceptible vuelo que / te impulsa hacia adelante”. 





sábado, 11 de agosto de 2018

MAPA DEL SÁBADO (AFORISMOS)

Quietud
Fotografía de
Javier Cabañero Valencia


MAPA  DEL SÁBADO

Esta mañana, la sensación confortadora de habitar la ausencia.

Procuro abandonar viejas ideas, antes de que se conviertan en tribunales.

Azarosa deriva de mis desamparos, famélicos soldados de un ejército en fuga.

La realidad imaginaria del texto no debe abstraerse de la realidad objetiva circundante.

Conoce el anémico lenguaje de los monosílabos.

Náufrago: heterónimo del pesimista.

(Aforismos de Motivos personales, Sevilla, 2015)




viernes, 10 de agosto de 2018

EN EL PUENTE DE PIEDRA DEL VERANO (Entrevista)

Son los ríos...
(Paisaje escocés)
Fotografía de
Javier Cabañero Valencia

EN EL PUENTE DE PIEDRA DEL VERANO

(Entrevista a José Luis Morante)

María  Eugenia B.
Oropesa del Mar, Castellón, agosto  2018

¿El mar es un bolero?

Cualquiera que se acerque al mar en las primeras horas de la amanecida y recorra el suelo húmedo y arenoso, escucha de inmediato un chorro de voz repleto de emociones y el teclado azul del pianista…

¿Es posible la lectura bajo la sombrilla?

Los sentidos están sometidos a una intensa terapia visual; la lectura se disgrega, se ralentiza, se fragmenta y cuando retorna prefiere las formas breves: aforismos, microrrelatos y naturalmente los poemas.

¿Qué títulos en su mochila de verano?

Traje un par de bolsos porque desconozco todavía cuando regresamos a la rutina, y entre ellos está la poesía completa de Karmelo C. Iribarren, que es una esquirla contra cualquier aburrimiento y contra el spleen del verano; también la obra poética de Bruno Montané Krebs, muy bien editada por Candaya, y algunas revistas literarias en papel… Además, mis hijas vienen a vernos el fin de semana y nos dejan en las manos los libros que dormían en el buzón de casa…Aquí también hay que comprar nuevas estanterías.

¿Sigue conectado a la actualidad literaria?

Sí, no soy capaz de vivir la literatura a tiempo parcial; como le comentaba hace unos días a mi amiga, la poeta Gabriela Rosas: para mí la literatura es media vida, la otra media también. Por tanto, dedico algunas horas de la mañana a trabajar en proyectos acordados y con fecha de entrega, respondo el correo y de cuando en cuando escribo algunos aforismos y reseñas…

¿Cómo va discurriendo la marea poética?

Como el monstruo del lago Ness, el nombramiento de Luis García Montero como Director del Cervantes ha prodigado posicionamientos, más personales que literarios, y he seguido desde aquí algunos encuentros poéticos que son siempre vías de promoción para iniciativas independientes a las que me siento muy vinculado… También procuro borrar distancias con las voces de Venezuela, cuya realidad política y social es ominosa, y con los espacios creativos de México y Puerto Rico, donde tengo muy buenos amigos.

¿Sigue su trabajo crítico sobre  el puente de piedra del verano?

No tengo más remedio; debo entregar dos ediciones en octubre y aunque su formato final estará listo en septiembre, no descuido los afanes correctores ni las notas. Así que mi voluntad literaria prosigue los senderos habituales… Camina a solas y despacio. 

      


jueves, 9 de agosto de 2018

EXILIOS Y ENCUENTROS

Contemplaciones
(Paseo del Faro)
Fotografía de
Adela Sánchez Santana


EXILIOS Y ENCUENTROS

Y apenas ha quebrado el día de verano

ERIK A. KARLFELDT

   Los exilios de verano dispersan compromisos literarios pendientes. Así que opté por seguir conectado al ordenador, al menos en las primeras horas de la mañana. En ese horario me apresuro a establecer algunas prioridades: cada jornada, el ritmo vitalista del blog abre la sombrilla del quehacer creativo. Avanza también, con paso sostenido, una edición prevista para octubre y hago recuento de libros manuscritos que debo seleccionar para un concurso literario, un asunto complejo en el que pongo la máxima atención. Otros proyectos se desvanecen como neblina, por las peculiares circunstancias del gregarismo estival.

   La poesía perdura, como amalgama cohesiva de mis lecturas.

   En el intercambio de mensajes del correo electrónico percibo una aceptable cortesía social, pero también una oquedad distante, como si el afán de acotar su espacio personal necesitara definirse ante otros cercanos. No voy a convencer a nadie; ya consumí mi etapa proselitista. Me parece bien que alguien quiera ser enjambre de una única abeja. Tampoco me preocupan las esperanzas en fase de disolución. La amistad adquiere consistencia cuando teje una fértil telaraña de afinidades. No es el caso. 

(apuntes de verano, agosto, 2018)



miércoles, 8 de agosto de 2018

ARQUITECTURAS VERBALES

Faro escocés
Fotografía de
Javier Cabañero Valencia


ARQUITECTURAS VERBALES

Las fases de la madurez se definen como ajustadas lecciones sobre el límite.

Al plantear un problema figurativo hay que recordar que el arte no reside en el tema sino en la concepción.

Para compartir una verdad la lluvia es el mejor ejemplo de calidad recitativa.

A cubierto, bajo las bóvedas de crucería de los diccionarios.

(Del libro Motivos personales, Sevilla, 2015)



martes, 7 de agosto de 2018

A SOLAS

Toda la sed del agua
Fotografía de
Adela Sanchez Santana




APAGAR EL FRÍO

Toda la sed la da el agua

HUGO MUJICA

Se quedó solo, aunque la claridad del agua reflejase la frágil superficie de otro cuerpo. No buscó en aquel contorno ninguna compañía. Usaba las palabras para apagar el frío.

(De Cuentos diminutos)