viernes, 18 de marzo de 2011

SONRÍA, POR FAVOR


El cansancio laboral nos deja una cara mustia, desabrida, que convierte la tarde en un capítulo crepuscular. Si al cansancio sumamos los asuntos pendientes, los objetivos no conseguidos o los tramos en cuesta de la convivencia es normal que nadie tenga impreso en los labios un hilo de felicidad. Acabo de compartir con  un amigo un café triste y una cerveza tibia. Necesitamos un poco de humor. Por favor, sonrían con estas definiciones:

Elejía

(Subgénero lírico con gran poder desinfectante que empleaba con frecuencia el poeta Juan Ramón Jiménez)

Poesía depilada

(Etiqueta poética del siglo XXI  inventada por el crítico Pelillos Alamar que toma como temas centrales de  la composición la cera y el laser. Los temas eternos, los asuntos de siempre –el amor y la muerte- le parecen superados y redundantes)

Epizafios

(Inscripciones que se ponen sobre la tumba de poetas que en vida practicaron un realismo sucio extremoso y escatológico)

Cristóbal Colon

(Experto navegante intestinal que prodiga itinerarios entre el ciego y el recto)

La música cayada

(Música en estado de senectud, enferma de artrosis, que se desplaza mediante apoyos complementarios en compañía de la soledad sonora)

Igluglu

(casa de un esquimal a punto de derretirse por el cambio climático)



No hay comentarios:

Publicar un comentario