jueves, 20 de octubre de 2011

EL ELEGIDO


El elegido

Reiteramos el gesto cada noche.
Franqueamos puertas,
descorremos cancelas
y encendemos fogatas
con maderas de sándalo y beleño.
Luego nos congregamos junto al ara
para aguardar la amanecida,
frente a la caprichosa luz de las hogueras.
Esperamos.
Uno de estos días
llegará el elegido.

      (Diez insomnios, separata /12, revista Corondel)

1 comentario:

  1. Tranquilos chicos que ya estoy cerca,
    llego al amanecer.
    Gracias por las hogueras, son mi guía
    gracias por el ara, vuelvo a casa.

    con cariño.un saludo.C.

    ResponderEliminar