jueves, 13 de octubre de 2011

UN PAÍS LEJANO

Un país lejano

En sueños imagino
un país extranjero.
Aventuro curiosas vestimentas,
la piel cetrina de sus pobladores,
los gobiernos, las rancias dinastías,
los complejos oficios
que erosionan los brazos de sus gentes,
el borbotón sonoro del mercado,
las ruinas semiocultas,
las viejas e imborrables tradiciones
-ascuas que encienden calles y avenidas-
y el singular acervo
que un tiempo avaricioso colecciona
en los estantes de las bibliotecas.
En sueños me reclaman
contornos fronterizos.
Diligentes guardianes me franquean
las mínimas balizas de un yo contradictorio
que no tiene pasado ni futuro.
Enfermo de impaciencia,
en una duermevela cadenciosa,
con la mirada limpia de los niños,
me dispongo a sellar el pasaporte.

    (Mapa de ruta, pág. 61)

2 comentarios:

  1. Siempre en el ritmo, amigo, siempre en el hermoso ritmo.

    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Querido Luis, qué alegría ver tus palabras. Ya sabes que el ritmo versal y la fuerza del verso final siempre han sido claves en mi forma de entender el poema.
    Por eso tu poesía me gusta tanto. Tiene ambas cosas. Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar