lunes, 15 de julio de 2013

Malos tiempos para la épica
Última poesía española (2001-2012)
Luis Bagué Quílez y Alberto Santamaría (eds)
Visor Libros, Madrid, 2013

EFECTO 2000 

El cambio de milenio, pese a la truculencia agorera del catastrofismo, se produjo con la linealidad pautada del acontecer rutinario. No obstante, el nuevo tiempo incorpora sus peculiares señas de identidad. La edición  de Luis Bagué Quílez y Alberto Santamaría Malos tiempos para la épica sondea los efectos del año 2000 en la hornada lírica más reciente. Para ello recurre a poetas y críticos que han contribuido a establecer un horizonte literario, omnidireccional y distinto. El monolitismo estético se disgrega; no hay polarización sino singularidades que van dejando trazos de una tradición plural con internet como nuevo espacio de difusión. La red pasa a primer plano y las nuevas tecnologías fomentan el debate frente a los formatos de siempre; internet divulga con celeridad y crea la pantalla para un incontable patio de butacas; pero lo digital no deja de ser un territorio movedizo donde faltan filtros de calidad y donde se diluye la autoría concreta. Entre las constantes vitales del ahora está la normalización, exenta de cualquier exotismo, de tradiciones remozadas como la oriental, la norteamericana,  el legado latinoamericano o el diálogo con la lírica francesa y alemana; asimismo, se comprueba que la estela conceptual de los trabajos críticos no olvida la influencia en el discurso reflexivo de la ciencia ficción, el cómic, el cine futurista o los estudios científicos interplanetarios. Los asertos que emplean los convocados - Juan Carlos Abril, Erika Martínez, Mariano Peyrou, Carlos Pardo, Ángel Luis Luján, Raúl Quinto, Ana Merino, José Luis Gómez Toré...- para titular sus trabajos crearán perplejidad en muchos lectores;  las cuestiones de siempre sobre generaciones, identidad del sujeto poético, compromiso ético o influencias parecen asuntos prehistóricos,  dudas extrañas sepultadas por nuevas mitologías  y por los valores portátiles de una escritura empeñada en asegurar que si para la épica corren malos tiempos, para la lírica la realidad es tan soportable como en cualquier otra época.
 
 

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario