sábado, 14 de septiembre de 2019

CASA VACÍA

Ausencias



CASA VACÍA

Como una nación de abejas
 en un reducto escondido

SERGIO GROS

   En esta casa ya no vive nadie pero están todos los moradores que ocuparon las habitaciones. Escucho su fisiología desperdigada en pasos, susurros, toses o gemidos. De cuando en cuando callan, como si se hubiesen mudado por unas horas a otro lugar. Siempre regresan. Esta noche olvidaron cerrar la puerta de la entrada y apagar luces. Algo me despertó. No supe qué decir; me siento un extraño ocupando un refugio vacío. Ellos me reconfortan y justifican mi presencia: “alguien debe soñarlos”.

(De Cuentos diminutos)




4 comentarios:

  1. Alguien debe soñarlos para que sigan viviendo...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querida Pilar, solo existe la ausencia cuando nadie recuerda en la memoria; no es mi caso, en mis recuerdos siguen intactos los días de Arcos, tu belleza, el tacto cálido de tu amistad. Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  2. Querido amigo, las presencias al otro lado aumentan a diario.
    Me gusta tu cuento. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querida María José, desde que nos conocemos siempre he encontrado en ti un refugio de amistad y poesía, así que mi cuentecillo llega a tus ojos con la alegría de estar en una casa habitada. Gran abrazo.

      Eliminar