martes, 14 de febrero de 2012

ENCUENTRO UN BESO CUBIERTO DE ROCÍO


Encuentro un beso cubierto de rocío

                  Sentí de nuevo el sueño, la locura
                  y el error de estar vivo.
                                         LUIS CERNUDA

La última madrugada
alguien olvidó un beso sobre el césped
y amaneció cubierto de rocío.
Seguramente cayó de un labio núbil,
envuelto entre jadeos,
y no pudo fulgir su transparencia.
Un destello de sol
-certera puntería-
lo acercó esta mañana hasta mis ojos
y, como en aquel cuento
con que mi madre sueño me compraba,
quise ponerlo encima de tu boca,
ver si tenía etiqueta conocida;
y todo el día alboroté la sangre,
sentí de nuevo el ansia,
el error de estar vivo,
y anduve complacido, removiendo recuerdos.

Cínicas, las estatuas
prejuzgaban banales mis esfuerzos:
la ilusión se conforma con sisar al olvido
un pedazo de tiempo
y disecarlo, inocuo, en la memoria.

             (Del libro Rotonda con estatuas, Madrid, 1990)

4 comentarios:

  1. Respuestas
    1. Querido Carlos, es un gratísimo placer encontrar tus palabras de nuevo en el blog. Tenemos una larga conversación pendiente y sobre todo me alegra saber que otra vez estás cerca.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  2. Sinceramente, reconozco que estás entre mis tres poetas actuales favoritos.

    Felicidades J.Luis, hay que aprende de ti, y mucho.

    Lourdes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estimada amiga, a veces hay suerte y los poemas llegan mejor, pero para ello se requiere una sensibilidad despierta y una lectura con los cinco sentidos. Y tú siempre eres muy generosa con mi escritura. Un beso fuerte y muchas gracias.

      Eliminar