martes, 9 de octubre de 2012

JOSÉ BOLADO. LA BUENA INTENCIÓN.

La buena intención
La bona intención
Xosé Bolado
Impronta,  Gijón, 2012

José Bolado (Oviedo, 1946) se incorpora con su poemario bilingüe, La buena intención, al jovencísimo catálogo de Impronta, una aventura editorial centrada en el ala nórdica de la lírica contemporánea.
En la poblada nota de agradecimientos con la que el poeta y ensayista abre esta entrega, “el archivo de la memoria, subjetivo y emocional en su gobierno de palabras secretas, ha servido de fuente a estas páginas”. Queda claro; La buena intención  se define como un poemario intimista, anclado en el transcurso de lo vivencial, que arranca con un poema homónimo, cuyo formato se mantiene en todo el libro.  El poema en prosa prologal elige como ámbito la primera posguerra, el tiempo gris y encogido de la autarquía, pero anula cualquier deriva hacia el patetismo porque el tiempo histórico se sugiere, halla la densidad precisa de un encuadre que, de inmediato, remite a una evocación más amplia. El lector debe extraer de su propio patrimonio afectivo.
   En cada texto la voz poemática recurre al curso verbal de un narrador lírico que aporta objetividad y distancia; de este modo, cada poema se conforma con una secuencia con selectivos detalles visuales. Lo vivido entonces se llena de levedad y transparencia, es una estela frágil, como el vuelo de un tordo, un recuerdo dormido en la conciencia que las palabras desperezan y se afanan en compartir.
   El avance poemático traza una cronología sentimental; la luz de la memoria ilumina los días de infancia, ese tiempo auroral en el que todavía los sueños se presentan con color y relieve, incluso cuando empiezan a formularse las primeras preguntas.
   Con paso nervioso avanza el discurrir hacia la despedida. El tiempo baja los últimos escalones de la despedida y antes de la ausencia queda el testimonio cálido de un núcleo relacional cercano y entrañable.
   La verdad se refugia en las palabras. Es en ellas donde la realidad muestra sus aristas, esas líneas que tiemblan en la evocación e insisten en el desconcierto. En el cristal de los días se acumulan los reflejos de aquello que perdemos, pero hay sombras que se fijan inalterables porque son parte de un patrimonio personal. De esas sombras vivas y tangibles hablan los poemas de La buena intención, un poemario intenso, sereno y emotivo que rescata el latido del ayer y apacigua el dolor de la pérdida.

2 comentarios:

  1. Querido José Luis: Estupendo comentario sobre este nuevo libro de nuestro amigo Xosé. Enhorabuena. Besos grandes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nada me llena de alegría más que encontrar entre las manos la poesía amiga y cómplice de mis amigos poetas. Lo sabes muy bien: José Bolado es un excelente escritor y este libro, en prosa poética, me ha resultado evocador y lleno de aciertos. por eso quería comentarlo en el blog.
      Un beso fuerte, Herme, y una vez más gracias por tu continuo apoyo a mi trabajo literario.

      Eliminar