miércoles, 24 de octubre de 2012

TEO RODRÍGUEZ. DESDE LA NIEBLA.

 Oscuro
Teo Rodríguez
Editorial Minotauro, Planeta, Barcelona, 2012

   El arranque de  Oscuro, primera novela de Teo Rodríguez (Madrid, 1973) nos sitúa en un escenario espectral: un hombre desciende, agarrado a los salientes de una pared rocosa, hasta el fondo de un cráter. Lleva consigo un viejo báculo, decorado con extrañas figuras, y una esfera de cristal en la que puede verse reflejado. El inadvertido ataque de una serpiente nos confirma que ese desconocido no es una presencia común; su comportamiento despide un halo mágico, capaz de conjurar el peligro. Es el Oscuro.
   En su pasado, cuando era sólo un niño de doce años de cuerpo frágil y desvalido, diagnosticaron a Etham Crow una esquizofrenia catatónica; su mente funciona de otro modo, está ausente y a la defensiva, encerrado en una soledad que anula la vida social. Su exaltada hipersensibilidad condiciona el discurrir de los relojes y fomenta una misteriosa capacidad para intuir lo oculto. Y lo oculto ha elegido para manifestarse la población de Crystal Hood. Poco a poco sus moradores ven cómo la realidad diaria se convierte en negra catástrofe, en una geografía en la que sólo caben el terror y el silencio, como si en su atmósfera habitara un impulso sobrenatural e incontrolable. Tras la respetable máscara de lo aparente anida una violencia congénita. La vida subjetiva y emocional del yo individual se sacrifica y se diluye para que emerja un áspero perfil que traza signos de odio y resentimiento.
   Se encadenan en el territorio de Crystal Hood movimientos sísmicos de intensidad variable y corrimientos de tierra. El suelo se resquebraja y de sus grietas emana un olor fétido y una densa niebla que diluye contornos y afecta a la identidad de los que soportan su evanescente materia. De forma incomprensible, hombres y mujeres reaccionan como si fuesen otros seres y se encadenan episodios de muertes violentas. En las calles del pueblo conviven en las mismas aceras la razón y la locura. Sólo el pequeño Etham parece tener alguna respuesta a lo que ocurre; intuye el caos y adelanta secuencias de acontecimientos. Y sólo su hermano, el enlace afectivo más firme en una compleja relación familiar, es su parapeto emocional y el confidente que puede ayudarlo.
   Lo que sucede no tiene ninguna lógica porque el mal no está individualizado, ni puede aislarse o reducirse, porque el mal es esa parte oscura y siniestra que de cuando en cuando aflora en cada identidad.
   La dramática historia es narrada en tercera persona, por un relator omnisciente que aporta un enfoque realista porque es complejo hacer verosímil una situación que huye de lo racional y deja sueltos los instintos más primarios y siniestros de cada yo concreto. La tensión narrativa se mantiene mediante un avance argumental que deja sitio a historias secundarias que acaban desembocando en el cauce narrativo principal. Los capítulos se cierran con la expresión escueta y desnuda de un crónica  periodística que verifica la certeza del daño y que recuerda uno de los recursos expresivos de Edgar  Allan Poe.
   Oscuro, la ópera prima de Teo Rodríguez (Madrid, 1973), guionista de programas radiofónicos y de más de cuarenta historias dramatizadas,  crea en el lector un fuerte impacto trágico. Como el autor sugiere, el miedo no se define sino que transforma las relaciones con los demás y con un entorno que de repente muestra su otra cara, la de una realidad desconocida.

5 comentarios:

  1. Estupenda reseña como siempre. Finalmente Teo va a ser uno de los invitados en el café de terror. ¡Un saludo desde el país del esperpento!

    ResponderEliminar
  2. Muchísimas gracias Jose Luís! Un abrazo grande!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Teo, me alegra sentir cerca tu presencia, como he sentido cercano el trayecto argumental de tu primera novela. Nos espera un largo viaje juntos en la amistad y en la literatura. Un abrazo.

      Eliminar
  3. Será un placer la velada, seguro, como sabes mañana viajo a Burgos y el viaje me impide acercarme a las convocatorias ripenses. Ya te comentaré el encuentro con mis compañeros de jornada.
    Me encanta que Teo Rodríguez se integre de inmediato en el clima cultural de Rivas.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Encantado de unirme. Espero que coincidamos en próximas citas. Abrazos!

      Eliminar