domingo, 2 de diciembre de 2012

UN POEMA UNA VOZ, UNA VOZ UN POEMA.


UNA CALLE VACÍA

Hoy recorren mis pasos esa calle
que no esconde ningún itinerario.
Todas las calles fluyen dócilmente
al mar de cualquier sitio,
cierran con parsimonia una distancia,
pero ésta alarga al infinito su trazado,
pretendiendo ignorar dónde concluye.
Amo el cuello sumiso de sus verdes farolas,
los reflejos chillones de sus autos a plazos,
su cal que habitan líquenes y musgos;
y amo sus papeleras -cielos para despojos-,
singulares regazos donde nada perturba
el aliento feliz de lo caduco.

     (Un poema una voz, una voz un poema, Olifante, Zaragoza, 2012)

15 comentarios:

  1. Es un disfrute transitar por esta calle que llenas con tu mirada atenta.

    (Me encanta, por cierto, la portada que acompaña al poema.)

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Gracias, Antonio,la cubierta es de la pequeña antología que recoge mi poema. Es una edición muy asequible de Olifante que acaba de salir con nombres muy distintos, pero con un enlace común: la poesía.
    Cada mañana cuando entro en el blog y veo tus comentarios siento más cerca la certeza de que compartiremos sitio muy pronto y desde luego invitarte a unas cervezas será un placer.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti, José Luis, por tu siempre cálida acogida. Ojalá ese encuentro se produzca (a ver si a través del amigo Castaño). Lo de las cervezas, fijo. Y ya veremos quién paga. (guiño cómplice).

      Eliminar
  3. Hola Jose Luis, permíteme que me instale en tu blog, he leído
    un comentario tuyo en el blog de Antonio del Camino y me he
    acercado a visitarte, un placer que tendré que agradecer a
    Antonio porque me ha permitido descubrirte.
    Un abrazo y que lo "caduco sea tan feliz" como la fuerza que
    trasmite tu pluma.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi más cordial bienvenida, Paco. La literatura es un espacio a compartir: un poema consigue su verdadero sentido cuando encuentra al lector y establece con él un diálogo en voz baja.
      Antonio del Camino es un escritor que siempre aporta en su poesía rigor y trabajo y es también un hombre generoso que no se encierra en su literatura.
      Un abrazo y gracias, de nuevo, por dedicarme un poco de tu tiempo

      Eliminar
  4. Poesía de urgencia y poesía necesaria. La soledad de la calle, la muchedumbre dormida, el aire que solo encuentra el eco en las papeleras. Magnífico poema, José Luis. Mi más sincera enhorabuena.

    ResponderEliminar
  5. Poesía en lo cotidiano, querido Ismael, porque el tema no hace el poema sino la voluntad del contenido para buscar belleza en la expresión. Es además una herramienta imprescindible el ánimo diario y el cariño de amigos como tú. Un abrazo cordial.

    ResponderEliminar
  6. Versar lo cotidiano hasta casi rozar el suelo, es elevar a lo más alto la intención última de la palabra.
    Gracias, José Luís, por compartir tanto.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querida amiga, es siempre una grata noticia que la poesía tenga acogida en el espacio personal de gente cercana. Compartir es aprender y sobre todo es exigir que cada texto luche por alcanzar un buen nivel literario. Un abrazo y seguimos cerca en la poesía y en el afecto.

      Eliminar
  7. También amo las calles, me crié en ellas y aún conservo el recuerdo y el aroma de aquellas aceras tan piadosas que me salvaban del asombroso vacío que sentía.
    Una calle vacía, como si perfumaras a una mujer desnuda con tus palabras. Así, sutilmente.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las sensaciones que nos depara cualquier itinerario son fruto de un diálogo con lo que nos rodea y de nuestra capacidad para captar sus mensajes. Gracias, Lou, es un placer recuperar tu voz en estas páginas. Un beso fuerte.

      Eliminar
  8. Querido José Luis: caminas por esa calle, más como viajero que como turista. Amo contigo "el cuello sumiso de sus verdes farolas". Gracias por este magnífico verso en un poema que lo merece. Ya me has iluminado el día, un abrazo

    ResponderEliminar
  9. Tienes, Emilio, la sensatez escrita en tu sonrisa diaria. Si no fuese por gente como tú yo no estaría en Escritores de Rivas; no me gusta caminar en grupo ni el tiempo social interminable. Pero tus palabras siempre son un diálogo enriquecedor y lleno de afecto. Tenemos una lectura pendiente; no te preocupes: antes o después se hará. La agenda está sobresaturada y vamos a quemar a nuestros sufridos oyentes. Un abrazo fuerte.

    ResponderEliminar
  10. Mi enhorabuena por estar incluido en esta bella edición. Ganas de oír tu poema en voz de nuestra rapsoda Elena Peralta.

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querido Ricardo, pues habrá oportunidad la próxima semana en Covibar, el jueves a las 7,30 en la cafetería Trébol del centro Cívico. Yo también tengo muchas ganas de oir tus haikus en Alcalá; espero que me comuniques cuándo vas para ir juntos.
      Abrazos desde el frío de Ávila.

      Eliminar