viernes, 30 de noviembre de 2012

JOSÉ MANUEL CABALLERO BONALD.


JOSÉ MANUEL CABALLERO BONALD
 
    La Generación del 50 monopoliza casi al completo el magisterio contemporáneo de mi generación. Los poetas novísimos forman el escalón intermedio, pero tengo la certeza de que apenas pusimos el pie en el peldaño del esteticismo y, en cambio, dejamos muchos días nuestros pasos perdidos en los descansillos del realismo social.
   Hablar del medio siglo es mencionar un grupo literario más cohesionado por las actitudes que por las connotaciones estéticas. El hábitat natural de aquella promoción fue el espacio del compromiso ético y del cuestionamiento de la realidad. Todos tuvieron vocación de testigos de cargo, vivieron con angustia la borrascosa intemperie de la dictadura e hicieron de la poesía de Antonio Machado una clave de acceso a la senda más transitada.
  Otro día hablaré del carácter propio de cada poeta, de esa percepción singular que define la escritura de Ángel González, Carlos Barral, Claudio Rodríguez, José Ángel Valente, José Agustín Goytisolo, Jaime Gil de Biedma y José Manuel Caballero Bonald.
  Hoy sólo quiero manifestar mi alegría porque el jerezano José Manuel Caballero Bonald ha sido reconocido con el galardón de mayor rango de nuestro idioma: el Premio Cervantes. Un premio a un itinerario que condensa poesía, novela y páginas autobiográficas, que traspasa límites genéricos para vincular temas e inquietudes que enlazan experiencia personal e historia colectiva.
  Un nombre propio que ya forma parte del ancho río de la tradición.
 
  

2 comentarios:

  1. José Luis, suscribo por completo tu reflexión respecto al magisterio de los poetas del 50 respecto a muchos de los que nacíamos en esa década, año más, año menos.

    Felicidades al maestro.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Durante años leímos todos los primeros libros de los que participaron en Colliure en el XX aniversario de Antonio Machado. Por eso siempre sentimos ajenos el formalismo novísimo y la retórica veneciana. Cada poema nace de otro poema. Los nuestros son hijos naturales de la Generación del 50 y es un orgullo tener esos magisterios. Un abrazo fuerte.

      Eliminar