viernes, 27 de mayo de 2011

UNA TARDE CON LUIS GARCÍA MONTERO


    Decíamos ayer...

 Es un verdadero placer presentar la edición de Ropa de calle en La Central, a la sombra amable del Reina Sofía. Quiero comenzar este acto agradeciendo al coordinador, Manuel Asín, su hospitalidad y  disposición.
    Este trabajo no hubiera sido posible sin el apoyo y el empuje de Josune García,  directora de la editorial  Cátedra y de Letras Hispánicas, una colección nacida en 1973 con un catálogo de clásicos de la literatura española y universal que ha propiciado la educación estética de varias generaciones.
  Es obligado recordar ahora la colaboración del poeta y fotógrafo José Javier González, de quien es la imagen de cubierta que tan acertadamente resume el sentir del libro.
  Ropa de calle tiene un protagonista central, Luis García Montero, cuyo quehacer es brújula de estas páginas y cuya amistad solventó dificultades  y dudas.
  A todos muchas gracias. A ustedes también, por su compañía. Hay literaturas que no permiten la indiferencia. Por eso, aunque  la idea de esta edición tomó forma hace dos años, es un sueño antiguo que maduró con las sucesivas entregas del poeta. La generación novísima estaba casi al completo en el canon de contemporáneos en Letras Hispánicas y pensé que Luis García Montero era el nombre fuerte, destinado a abrir senda a la promoción siguiente. Su calidad y su apoyo de crítica y público lo demandan; nunca ha sido un poeta misterioso y recóndito sino una identidad en la que se manifiestan con sosegada convencía el escritor y el ciudadano, estética y actitud del ser individual en lo colectivo.
   Mi propuesta es una invitación cordial a la lectura. Uso un adjetivo machadiano; cordial significa que la voz poemática comparte un itinerario vital que aglutina pensamientos, sensaciones y sueños; que habla desde la cercanía y se muestra asequible, que reivindica “la dignidad humana, la conciencia encendida y el diálogo con los otros “.
  Esta edición también confía en el alcance de futuro; frente a marbetes coyunturales y escrituras efímeras, Luis García Montero está llamado a ser figura tutelar de la poesía del siglo XXI "


 
     

No hay comentarios:

Publicar un comentario