lunes, 2 de mayo de 2011

EL DÍA QUE DEJÉ DE VER FÚTBOL

(El título de esta entrada, en efecto, se inspira en un acierto de Jorge Riechmann)



Porque no me gustan los jugadores que hacen de cada entrada al adversario una posibilidad de lesión.

Porque no me gustan los futbolistas que fingen y se quejan con aires de circo.

Porque no me gustan los entrenadores que venden el humo de los titulares como si fueran chamanes de tribu y sacrifican los valores estéticos del deporte  ante un resultado rijoso.

Porque no me gustan los pandilleros oportunistas que convierten las gradas en escenarios gestuales del nacionalismo radical.

Porque no me gustan las tertulias vociferantes del día después  que transforman los razonamientos en noche oscura y despiertan mi vocación de eremita.

Porque ya no hay escritores que inventen argumentos donde el delantero centro se compadecía del portero y fallaba  un penalti, o los reservas querían jugar  medio tiempo con cada equipo, o el árbitro llevaba flores a una muchacha de la grada cero que era la hija única del señor del puro que leía el AS.

Por eso –y porque el Real Madrid ya no gana nunca y juega como un equipo de barrio que confía en la fuerza bruta de un  corsario portugués- un día dejé de ver fútbol, salí a la calle y rompí el álbum de cromos de  la infancia y la fotografías dedicadas de Valdano y Raúl. (O casi)

6 comentarios:

  1. ...siempre puede uno hacerse del barça. y si duele mucho, del atleti.
    gran relato. gran final.
    un saludo, sincero.

    ResponderEliminar
  2. el final alimenta la esperanza, pero la veo casi imposible.

    ResponderEliminar
  3. La verdad es que la idea de Kinikos es muy buena y llevo dando vueltas a su realización toda la tarde.Tengo algunos problemas para aceptarla; para ser del Atleti me falta ese conformismo existencial que define a la buena gente del Manzanares (como el abuelo, Marino, Rubén...) y para ser del Barcelona hace falta que Sergio Busquets y Dani Alves sean contratados por el Circo Price y que Shakira ponga la banda sonora de la próxima película de Torrente. En fin, no descarto lo del Atleti.

    ResponderEliminar
  4. Eres grande a pesar de ese Madrid que te desocupa la cabeza... ellos tendrían que pedirte a ti una camisa firmada, coño.

    ResponderEliminar
  5. Por eso y muchas cosas más, yo también he quedado harto de tanto Madrid-Barça y tanto juego fuera del terreno.
    Viva mi Atletico!

    ResponderEliminar