lunes, 24 de junio de 2013

SOMBRA (Serie Negra)

Sal de Plata
SOMBRA
 
                                                  A Almudena Arellano,
                                                 por los años de afecto.
 
   Me angustia la certeza de que algo no va bien. Hay detalles raros. Hasta ahora mi sombra asumía el estar juntos, callada y diligente. Desde hace días escucho sus quejas; la noto cansada, abstraída, distinta, cuando se proyecta sobre el pavimento. Con frecuencia se pierde al cruzar los semáforos o en deshabitados callejones, y aparece después recubierta de polen, pétalos, rizomas, hojarasca... Sus ausencias me obligan a vigilar la espalda de continuo, a multiplicar trayectos que no llevan a ninguna parte.
   Hace un instante miré atrás, intuí ojos de luz, en el difuso encuadre de la cabeza. Lo entiendo; tiene una decisión tomada. El recelo me da la respuesta; fundida en la silueta de su mano percibo una pistola. Se alza detrás, con lentitud autoritaria. Quiere asesinarme.
  Echo a correr. Lo urgente es escapar de un acto impune. La policía no sospecha que mi sombra dispara.
 

8 comentarios:

  1. Estupendo relato, José Luis. Te dejo un poema.



    YO Y MI SOMBRA

    Uno no tiene que estar
    encerrado en una habitación
    para sentirse aterrado.
    En el cerebro existen laberintos
    que no son materiales
    y es mucho más seguro
    luchar con un fantasma
    entrevisto a medianoche
    que mirar cara a cara a ese extraño
    oculto en nuestro interior.
    Es mucho más fácil escapar aterrado
    de las ruinas de una lóbrega abadía
    que enfrentarse a uno mismo
    en plena soledad.
    Sería menor el pánico
    si un asesino oculto en nuestra casa
    nos obligara a escondernos
    dentro de nosotros mismos,
    cuando nuestro cuerpo empuña un revólver
    y dispara hacia la puerta
    apuntando a una sombra apenas atisbada.


    Emily Dickinson


    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me quedo con el poema, querida Herme, Emily es una debilidad; mi relato un ejercicio de taller que debía urgente a Almudena.
      Besos y ya mismo tenemos el trabajo común que nos pondrá en contacto .
      Más besos.

      Eliminar
  2. Te parecerá raro pero estoy trabajando sobre un poema cuyo tema versa sobre
    "la sombra". Tu relato es fantástico espero que desarmes a tu sombra antes
    de que pueda dispararte . . .
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te escribo herido, querido Paco, mi sombra me alcanzó en el hombro; sólo puede salvarme el beso de la chica o tu poema.
      Un abrazo fuerte.

      Eliminar
  3. Coincido con mis predecesores comentaristas, José Luis: excelente retrato. ¡Ay, de las sombras! Es cierto que hay que tener cuidado con ellas: las carga el diablo.

    Fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. He puesto en el correo tu librito Antonio, por favor acusa recibo cuando llegue; disculpa mi tardanza, ya sabes lo complejo que es el fin de curso.
      Una vez más mi gratitud por tu continuo apoyo a mi escritura. La sombra tiene una naturaleza muy amplia, desde la luz a la noche.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  4. Pues ten cuidado con las balas de sombra, matan la oscuridad y te dejan agujeros de luz... fatal para domir...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ah, qué alegría me das querido Chisme, pensé que estabas entre los juveniles talentos que habían puesto nuevo sitio en Alemania.
      Así que tenerte otra vez cerquita, me anima y me alegra la mañana. Muchas gracias por el regreso.
      Abrazos.

      Eliminar