miércoles, 13 de septiembre de 2017

IDEAS DE GRANITO

ideas
(Los Tomasos, Navadijos, 2017
Fotografía de
José Luis Morante


IDEAS DE GRANITO

Olvídate de mí, si estás conmigo

LUIS GARCÍA MONTERO

 . Cualquier derecho a decidir al margen de la ley es sospechoso. Tiene una naturaleza ficcional.

. Ninguna piel esconde las heridas contiguas.

. Tomar la calle, ese gesto estridente que convierte la convivencia en parodia.

. No soy mejor que tu, pero sospecho que tampoco peor. Como tú desconozco el hueco exacto que ocupan las ideas de granito.

. Ese estar inquietante de los que desconocen que libertad es responsabilidad.

. Sigo exilado en el viento interior del pesimismo.
 
                                    (Aforismos con miedo)

 

5 comentarios:

  1. Se abre el día como una maleta de regreso; pero siguen las mismas preocupaciones de ayer. También mis aforismos tienen miedo, como niños que sueñan con arañas y no saben pronunciar frente al maestro la palabra "artrópodo".

    ResponderEliminar
  2. Tras más de dos semanas prácticamente alejado de las Redes (por tierras de la Santa Rusia y de mi querida Galicia), voy poniéndome al día en lecturas colgadas en la Red, y me encuentro con tu texto, recién puesto, sustancioso y oportuno, con el que, una vez más, coincido y al que, sinceramente, aplaudo.

    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Qué bien me siento con tus palabras, poeta, enhorabuena por tu jubilación que te permite viajes, libros y afectos. Abrazos desde Ávila.

    ResponderEliminar
  4. Sigo tus inquietudes, como sigo cada día los gestos tardíos y desatinos de unos y otros.
    Hace tiempo aprendí a tomar distancia de las cosas y los hechos de quienes no están en mi vida, pero conociéndote, te comprendo tanto, que me exilio contigo en ese viento interior del pesimismo.
    Un gran abrazo que averigüe momentos de calma, José Luis.

    ResponderEliminar
  5. Es verdad que es grande la tentación de no ver gigantes ni molinos, pero la amanecida es tan hermosa que no permite cerrar los ojos. Un abrazo agradecido, María.

    ResponderEliminar