domingo, 17 de abril de 2011

E-MAIL A DUBLÍN


E-mail a Dublín

                   ( Para Adela, mientras toma una guinness
                   a la salud de Joyce, en un pub de Temple Bar)

Sin ti las dos agujas
se deslizan discretas,
igual que ese noctámbulo que deja
una parada fuera de servicio.

Me levanto temprano
y pongo agua caliente
en la piel del insomnio.
En tu ausencia
converso con mis libros;
la casa es la costumbre del silencio
y la página escrita.

Cierro el ordenador
al final de la tarde
y en los telediarios
titulares en fila
semejan prisioneros
de un pesimismo atroz.
Gente fuera de encuadre
al borde del camino.

Una gran telaraña
recubre el vecindario,
más tu recuerdo ejerce
efectos disuasorios.
El orden subvertido
no me afecta;
soy un tipo con suerte,
con una razón única
para seguir en pie.
Los dogmas se evaporan
pero fui previsor;
mi patrimonio
se mantiene intacto.

No necesito más.
Te tengo a ti.

No hay comentarios:

Publicar un comentario