lunes, 6 de junio de 2011

ALMUDENA GRANDES

 Inés y la alegría
Almudena Grandes
Tusquets, Barcelona, 2010

   Inés y la alegría es el primer paso de un ciclo narrativo centrado en la posguerra española del que Almudena Grandes ha adelantado su estructura general: una serie de seis entregas. El subtítulo común, Episodios de una guerra interminable, remite a Benito Pérez Galdós. Sus Episodios nacionales, máxima expresión del realismo decimonónico hispano, fijan una estética con una larga lista discipular: quien relata nunca es neutral; se muestra como un testigo compasivo e implicado en el carácter y en las actuaciones de los personajes reales o imaginarios. Sin embargo hay una diferencia palpable: Galdós prefiere los hitos de la historia oficial, en cambio Almudena Grandes opta por el acontecimiento casi desconocido que acaba sepultado bajo la arena.
   Almudena Grandes denomina al enfrentamiento cainita de 1936-1939 guerra interminable por la onda expansiva que provocan sus efectos colaterales: dictadura franquista, sangría del exilio, represión y resistencia; son cauces argumentales en los que irá aflorando un gran friso de personajes que definen un paréntesis histórico y la existencia de varias generaciones.
   Esta apertura, Inés y la alegría, arranca en Toulouse. Son los días de 1939 y una muchacha de veintitrés años, Carmen de Pedro, morena, culibaja y añorando un paisaje sureño y mediterráneo se encuentra con otro exiliado, Jesús Monzón, un oscuro secundario del partido comunista. Ese aparente azar da pie a una convivencia posterior en la que la historia personal deja sitio a otras presencias, algunas carismáticas como Dolores Ibárruri, que tiñen años trágicos con un sesgo sentimental y emotivo. El cauce de la historia se va forjando paso a paso, a través de destinos individuales y voluntades aparentemente frágiles.
   Por sus cualidades, Jesús Monzón habrá de convertirse en el verdadero organizador del partido comunista en Francia y en el instigador de su iniciativa más utópica, la reconstrucción de Unión Nacional Española, una plataforma para encuadrar la resistencia dispuesta a invadir la España de Franco.
  El impulsor de aquella “Operación Reconquista” Jesús Monzón Reparaz es una biografía real que la novelista fija con notable verosimilitud. Se trata de reconquistar el sur de los Pirineos con un ejército fogueado en la lucha contra los nazis que suma casi veinte mil combatientes. En pequeños grupos irán cruzando la frontera para invadir el valle de Arán, bien comunicado con Francia y con defensas naturales para resistir la contraofensiva fascista.
   En esta excelente apertura para un proyecto narrativo de alcance, una identidad sobresale sobre las demás: Inés. Representa el mantenimiento de la tradición heroica que ante la realidad adversa busca estrategias de supervivencia con acciones concretas. Cree que la historia se construye en primera persona sin encerrase en las especulaciones de lo privado. Nunca renuncia a los grandes ideales porque los percibe vinculados a una verdad colectiva. Su fidelidad extrema a la propia conciencia quedará en la memoria de todos.

                                                                                              

No hay comentarios:

Publicar un comentario