viernes, 16 de marzo de 2012

ROSA HUERTAS. UN FANTASMA EN LA BIBLIOTECA.

 
 Tuerto, maldito y enamorado
Rosa Huertas
Edelvives, Madrid, 2010

   En el II Encuentro de escritores de Rivas, celebrado en la localidad madrileña de Rivas-Vaciamadrid, Rosa Huertas, Doctora en Filología Hispánica y profesora en el IES Europa, disertaba sobre qué es y no es una novela juvenil. Su conferencia desvelaba claves de su forma de entender el género, con sugerencias precisas: el adjetivo juvenil no disminuye el valor literario; define un género que pueden consumir lectores de cualquier edad, aunque sea mayor el público adolescente; tampoco es monopolio de argumentos protagonizados por jóvenes, ni lima la voluntad de estilo. Como docente en ejercicio, la autora promueve una simbiosis entre diversión y educación, y muestra su inclinación natural hacia temas con una pedagogía de valores sociales. Estos parámetros organizan su primera obra, Mala luna, y se reiteran en su segunda entrega, Tuerto, maldito y enamorado, ficción ganadora del X Premio Alandar de Narrativa  Juvenil.
Desde el comienzo, el libro apela a la complicidad del lector con una formulación dubitativa: “¿Existen los fantasmas?  La cuestión sitúa el fondo narrativo en un espacio difuso, entre la realidad y lo imaginario, donde los espejismos adquieren consistencia. La aparición de aquella vagorosa identidad, escondida en los estantes de la biblioteca, es el comienzo de un tramo vivencial lleno de acontecimientos azarosos; los días incluyen desazones, insomnios y viajes que protagoniza Isabel, estudiante de bachillerato en el instituto madrileño de San Isidro, un centro educativo de amplia tradición. El fantasma personifica el poder del pasado, la presencia inquietante de una identidad que pertenece a otra época y que pide ayuda para recordar. Aquella sombra desenfocada se impone sobre lo cotidiano y obliga a Isabel a convencer  a los demás de su existencia y a modificar su conducta para liberar al espectro de una supuesta maldición.Los lectores De Rosa Huertas saben que en su primera entrega, Mala luna, la escritora recurre a un sujeto histórico, Miguel Hernández, para justificar la trama. En Tuerto, maldito y enamorado el procedimiento se repite. Es el poeta del Siglo de Oro, Lope de Vega, quien aparece. Tras los fértiles años creativos, el escritor agoniza sin la presencia de su hija preferida. Esta soledad y el resentimiento del célebre poeta han provocado el aire desdichado del fantasma tuerto, lo que da pie a introducir algunos hitos biográficos y a recuperar sombras que compartieron con el poeta diferentes etapas vitales, como Marta de Nevares, sus hijas.
   Incluso la realidad más gris se presta a confidencias y secretos. Un escenario tan concurrido y prosaico como las dependencias de un instituto es capaz de albergar rincones propicios al asombro. Rosa Huertas comparte con el lector la experiencia de insertar lo extraordinario en el tejido de lo real para que sus líneas de fuerza se dibujen con vigilias y sueños. Y lo hace con el calor tangible de la buena literatura.   

                                                                                                      

4 comentarios:

  1. Me alegra que la ponencia de Rosa Huertas haya sido objeto de tu blog, José Luis. Fue muy ilustrativa.
    Por cierto, te eché de menos ayer en la clausura del Encuentro.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. La promoción literaria necesita el esfuerzo adicional de gestores y animadores culturales como tú. Tu trabajo es impagable y valoro enormemente tu dedicación y entrega a los autores ripenses. Enhorabuena por este II Encuentro.
    En cuanto a mi ausencia, era previsible; los que me conocen saben que mi campo de intereses es muy limitado y que mi tiempo no da más de sí: prefiero la lectura a los actos sociales. Pasé las dos tardes últimas leyendo la novela de Rosa Huertas.
    Un saludo cordial.

    ResponderEliminar
  3. Este verano me pasé por la biblioteca de mi barrio y me topé con este libro. Tenía buena pinta el argumento asi que me decidí a llevármelo. Fue empezar a leer y no podía parar la verdad. Me enganchó desde la primera página. Me gusta como mezcla la ficción con la realidad.
    Cuando terminé el libro tenía mucha curiosidad por si saber si los personajes relacionados con Lope de Vega realmente existieron y si la historia es verídica.
    He podido comprobar todo menos la historia de Lorenzo, el fantasma maldito. Este hombre realmente existió?Era un aprendiz de Lope de Vega? POrque no lo encuentro. Y el nombre del hombre que rapta a la hija? Ese hombre también existió?

    Me gustaría que hubiese más autores que escribiesen novelas de este tipo. Gracias a esta novela, me acercaré a ver la casa de Lope de Vega, que me ha entrado mucha curiosidad.

    Ojalá me puedas aclarar mis dudas respecto a los personajes. Muchas gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Para resolver tus dudas, he hablado con Rosa Huertas, la autora, quien muy amablemente me ha informado de los pormenores de su libro. Lorenzo es un personaje de ficción, pero su madre, Lorenza, fue una criada real de Lope.
      La hija del fecundo escritor se fugó con Cristóbal Toribio, un sujeto histórico.
      Sobre Lope existen abundantes biografías por si buscas más datos verificables; pero un buen lector da tanta importancia a lo imaginario como a lo real y Rosa Huertas ha recreado en su libro la época de forma magistral.
      Muchas gracias por tu atenta lectura.

      Eliminar