jueves, 27 de agosto de 2015

JOSEP PLA. EL CUADERNO GRIS

El cuaderno gris
Josep Pla
Ediciones destino, Barcelona

JOSEP PLA.  MENUDENCIAS
 
   Para la semana del apagón vacacional, he reservado un postre de alta gastronomía, El cuaderno gris. El diario de Josep Pla es, de lejos, el mejor de su género. Las páginas autobiográficas del escritor catalán se escribieron a los veinte años, entre 1918 y 1919. En ellas respira la geografía local del Ampurdán, un planisferio repleto de menudencias.
   Para la observación objetiva, la prosa de Pla huye del verbalismo ruidoso, tiene un aire de pautada naturalidad y convierte a sustantivos y adjetivos en amigos fraternales; con ellos, las frases adquieren gravidez y consistencia.
   Detrás de cada apunte es perceptible la fotografía sin retoques del autor. Los trazos no engañan: el talante conservador convive con la mirada crítica y la opinión misógina. Es un ideario cuestionable, pero frente a la magnitud de  la obra se convierte en quincalla anecdótica, en simple cuchicheo de vecindario. Y es inmediata la afinidad con un sujeto en vela que sobrevive a los desajustes familiares y aguanta como puede el formalismo social.
   Vuelvo a El cuaderno gris. El ejemplar que abro en la playa no es la edición de Destino que tengo en mi biblioteca. El que aquí leo, versionado al castellano con tino ejemplar porDionisio Ridruejo, cuenta con una entrada breve de Carmen Rigalt. Fue preparado para la colección Millenium con la que el periódico El Mundo  conmemoró su décimo aniversario en 1999. Me reencuentro con un título que ha hecho historia. En él lo pequeño adquiere tamaño planetario. Como escribe el autor, el acontecer es esto, aquello y lo de más allá, aunque nadie se dé por aludido.

3 comentarios:

  1. Pla, la otra Cataluña, la olvidada y silenciada por el uniformizador totalitarismo nacionalista.
    Quadern gris, probablemente la obra literaria catalana más importante del siglo XX.
    Su actitud desdeñosa hacia la izquierda política y hacia algunas figuras políticas y culturales catalanistas hizo que, la cultura progresista y catalanista le negase el pan y la sal.
    Imprescindible en la literatura española y catalana. Gracias por recordarlo.

    ResponderEliminar
  2. Imprescindible libro y aunque el nacionalismo se empeñe Pla es Pla y nadie lo puede negar, Ni siquiera el analfabetismo funcional del ADN.

    ResponderEliminar
  3. Gracias por la reseña, José Luis, lo voy a pedir ahora mismo. Lo intenté en catalán, como con Jesús Moncada, pero no tengo ese nivel de comprensión del catalán, me quedo en el coloquial y en el de Tv3. Blogs como el tuyo son, no sé si imprescindibles, pero sí muy importantes, por lo que publicas propio o recomiendas o reseñas, pero sobre todo por tu nivel de exigencia con lo propio y ajeno. Voy mirando hacia atrás en tu blog, ya se ve.

    Un abrazo

    ResponderEliminar