domingo, 8 de mayo de 2016

NUBES Y PARAGUAS

Con voz de lluvia


NUBES

La lluvia recurrente
conforma una viñeta melancólica
que cela ventanucos y portones,
y justifica ociosas voluntades.
Inquisitivas sábanas recubren
de tedio y soledad.
Empujan los desvelos hacia el alba.
Rememorar es grato
si la secuencia informa
que no somos estelas todavía,
una colmada sucesión de fraudes.
Al cuerpo que interroga
dicta el tiempo agresivo
preceptos irritables.
La vigilia se quiebra mientras miro
un rosario de nubes
donde nunca rozamos.

    ( Del libro La noche en blanco, Barcelona, 2006)


6 comentarios:

  1. Qué bien se leen estos versos en esta mañana gris de domingo. Y cómo me gusta ese hallazgo de Al cuerpo que interroga / dicta el tiempo agresivo / preceptos irritables.

    Feliz domingo, amigo. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Hola poeta, feliz domingo, hoy que la lluvia llegó para quedarse en el jardín. Siempre es una alegría percibir tu voz cerca, ya he visto tu última lectura. Queda poco para la feria del Libro de Madrid. A ver si te animas y coincidimos alguna tarde entre la fronda verde del Retiro. feliz domingo.

    ResponderEliminar
  3. "La vigilia se quiebra mientras miro un rosario de nubes" me encanta la imagen Muy buen poema

    ResponderEliminar
  4. Muchas gracias por tu comentario, Amelia, y bienvenida a estos puentes de papel que no son sino una conversación a media voz entre vida y literatura. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. La lluvia qué pesada es, pero que composiciones más bonitas origina.

    ResponderEliminar
  6. La lluvia qué pesada es, pero que composiciones más bonitas origina.

    ResponderEliminar