miércoles, 5 de octubre de 2016

ESTACIÓN POESÍA, nº 8 (revista literaria)

Estación ´Poesía, nº 8
Centro de Iniciativas Culturales Universidad de Sevilla
Dirige:
Antonio Rivero Taravillo


Presentación de Estación Poesía nº 8 en Madrid


  Mucho ruido y del bueno en la presentación del nº 8 de la revista Estación Poesía en el espacio cultural de La Central de Callao, en Madrid. Aforo completo y granada cosecha de poetas jóvenes que aleja cualquier pesimismo sobre la salud del presente poético. Entre los asistentes, Francisco José Martínez Morán, Diego Álvarez Miguel, Rocío Acebal,  Hasier Larretxea, Gema Palacios… El rostro plural de la nueva poesía en grata convivencia con recorridos asentados en los manuales como Jordi Doce, Ana Gorría, Juan Carlos Reche Cala, Adolfo Cueto, Manuel Neila, Amalia Bautista o Andrés Trapiello…
  Un acto ligero en el que el escritor Antonio Rivero Taravillo comentó las peculiaridades de una revista en papel – ya casi especie protegida por las escasas iniciativas que siguen en pie con periodicidad regular- que, en su humilde apariencia formal, busca compaginar un muestrario lírico entre autores desconocidos e inquilinos con plaza fija en el ahora poético. La salida cuenta con una amplia muestra de poemas, un escaparate crítico de cierre, y con exploraciones en otros géneros como el aforismo, esa filosofía liliputiense que se ha convertido en los últimos años en moda seductora.
  Celebro la iniciativa de dar a conocer los textos en el tono de voz de sus autores. Así tuvimos ocasión de escuchar a colaboradores de la revista como Ándrés Trapiello, Amalia Bautista, junto a las dubitaciones en prosa de Luis Martínez de Merlo, que no supe bien si estaba feliz con el inédito publicado, o cejijunto por la selección del mismo por parte del consejo de redacción de la revista, y los ya mencionados autores nuevos como Hasier Larretxea, Viviana Paletta, o Emily Roberts.
   Solo me faltó haber podido abrazar a otros colaboradores entrañables como Karmelo C. Iribarren, una de mis debilidades literarias, o José Alcaraz, editor y poeta antologado en Re-generación junto a otra firma de esta salida, Miguel Floriano, quien habita este número con afán reseñista, Después tertulia abierta, abrazos de reencuentro, vino tinto, aperitivos fríos, móviles encendidos y fotos para el recuerdo, con la certeza calma de que la vida sigue y el futuro está ahí, refugiado y feliz en cualquier página.


5 comentarios:

  1. Mis disculpas si en ese paisaje poético hay nombres sin citar; la verdad es que había mucha gente y solo de manera apresurada pude saludar a los amigos; así me sucedió con el mismo director de la revista, Antonio Rivero Taravillo, muy solicitado por sus lectores de Cirlot; o con Andrés Trapiello, que estrena una nueva entrega de su diario y que siempre es un pozo de sabiduría sobre Ramón Gaya... Lo dicho, mis disculpas a los que no están porque también estaban.

    ResponderEliminar
  2. Bueno, tus palabras no me afectan a mí, que no estuve. Es sorprendente, para mí, la cantidad de personas que escriben, y por lo que deduzco, de manera competente poesía. Conozco, y poco,la de Trapiello, la de Amalia Bautista, la de Karmelo Irribarren, sorprendentemente para míí,y aspiro a conocer y disfrutar, dentro de mi ignorancia poética, con los demás, que no conocía. En cierta manera me avergüenzo de ello. No llegamos a todo.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querido Luis, nadie es un especialista en todo; yo sé muy poco de fotografía, una faceta artística que tú dominas con pericia. Como sabes, las revistas literarias son muestrarios abiertos de lo que se escribe en un momento creador y por eso amalgaman muchos nombres en su ámbito. No te preocupes, lee lo que quieras y cuando te dicte tu voluntad y sigue haciendo fotos maravillosas, que cada cual marca el itinerario estético o personal que quiere seguir. Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  3. Me encanta esta revista José Luis. Estoy suscrita a ella y siempre descubro poesía y nuevas lecturas en ella y sí, lo de que sea en papel del que se puede tocar, oler (yo soy de las personas que les encanta oler los libros) y atesorar se agradece mucho ahora que impera lo digital.
    Tuve la suerte de formar parte del número 5 por invitación de Antonio Rivero Taravillo y es para mí un orgullo y una alegría. Espero en un futuro poder volver a colaborar en algún otro número (el tiempo lo dirá...).
    Un abrazo José Luis,
    Sandra.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es verdad, Sandra, es una publicación de apariencia humilde pero de calidad contrastada y con un buen criterio editorial: dar espacio a voces relevantes junto a producciones iniciales; así que tendrás oportunidad de colaborar en futuras salidas. Seguro. Un gran abrazo.

      Eliminar