domingo, 20 de agosto de 2017

VÍCTOR FUENMAYOR. BEBER DE LA SOMBRA

Beber de la sombra
Poesía reunida 1986-2017
Víctor Fuenmayor
Oscar Todmann editores
Caracas, Venezuela, 2017
 
MATERIA DE VIDA
 
 
   La densa biografía creadora de Víctor Fuenmayor (Maracaibo, 1940), Licenciado en Letras y Abogacía y Doctor en Semiología por la Universidad de París, abre una larga estela de más de tres décadas de dedicación a la poesía. Un verso de Octavio Paz inspira el título de esta compilación. Beber de la sombra, enlaza un recorrido lírico formado por dos proyectos inéditos, Vivo acallándome el grito y Beber de la sombra y dos conjuntos editados, Donde la luz me encarna y Libro mi cuerpo. Se gesta así senda hacia el origen que emplea el ahora poético de Víctor Fuenmayor como tramo inicial del volumen.
  Así pues el lector conoce de inmediato la última estación de este continuo proceso de conocimiento. Vivo acallándome el grito fecha su material inédito en 2017 y hace de la materia vital el sustrato primigenio del poema. Pero la voz verbal desdeña la pancarta de lo estridente. Tiene conciencia de su condición humilde y de que es un simple peón en el tablero del discurrir, es un hombre común que recorre las aceras sin atributos transcendentes; más que el grito es un oyente de los signos callados del silencio. En esos signos habita la belleza que es un don otorgado al pensamiento y está más allá de la materia, una abstracción que sobrevive a la disolución en las palabras. Desde esas palabras el sujeto verbal se define en el tiempo, aunque ese discurso aparece fragmentario y oscuro porque se proyecta con una luz oblicua: “Soy cicatriz reviviendo en cada tajo del corte de la / línea y del trazo de la letra doliente. Herida / profunda que cierra el ombligo de mi encarnación, / forzando la letra hasta vencer el cansancio del silencio “.  La existencia es un  largo trayecto de pasos perdidos sobre la piel de un mundo de afuera que va fraguándose, discontinuo y extraño. Estar es el vacío, conocer el dolor, sentir el magma herrumbroso de la muerte al final de un camino donde no hay luz; pero también es abrazar más formas, abrir puerta al deseo y hacer de la presencia de la belleza un punto central de sensaciones, una razón de asombro en el despertar.
  Cuando la voz poética y el yo real dialogan sobre la caligrafía de la intimidad, la composición adquiere el peso de un balance que da razón de vida desde la corriente de los recuerdos. Así sucede en poemas como “Dolor del respiro”, que recupera la pleurosía que marcó la infancia del escritor, o en los versos de “Puertas de escape” y “Calembe”. Esas voces de otro tiempo conforman un aprendizaje en el que, como un eco interior, se gesta la conciencia de ser.
  El segundo poemario inédito, Beber de la sombra se fecha en 2007. Arranca su caligrafía versal con el sosegado magisterio de Paz, que sirve de paso inicial: “el sol de mi escritura bebe sombra”. Desde la composición de amanecida se percibe en las palabras una travesía reflexiva que se empeña en moldear la identidad de una presencia que sirve de reflejo de otras identidades. Entre ellas, se define la imagen del amor, siempre con esas formas cercanas a la idealización en la que reserva sitio el deseo como descubrimiento y tierra prometida. El sentir amoroso es impulso que enciende las palabras, como si fuese la brújula que orienta o el eslabón que unifica las secuencias del discurrir; el amor da sentido a las sombras y se pone a resguardo en la memoria, como faro que ilumina el trazo legible de un largo viaje interior: “el punto central de un mapa de ternuras”.
   El breve conjunto de Donde la luz me encarna  se edita en Maracaibo en la amanecida de los años noventa. Su mínima extensión acoge algunos tópicos perdurables como la finitud, el amor y la muerte. Frente al versículo largo y demorado de su producción última, el despliegue narrativo del poemario se realiza a través de composiciones cortas, con mínima adjetivación, que dan fluidez al ritmo versal: “El tiempo / que eme encuentra de frente / es el mundo dejado / a mis espaldas”. Las palabras se visten de música y equilibrio, como si en la percepción del sujeto se diluyese lo aleatorio para que aflorara un renovado afán meditativo. En los versos hay una sensación de casa sosegada para que una presencia ausente se convierta en arquetipo de todos los rostros y en fuente de luz. Así lo certifica el poema V:  “Y no habrá eco / memoria ni forma / que sobreviva en ti / del gran olvido / sin que los signos / se internen  en tu carne / en lo que ya eres / sin serlo todavía”.
   El poeta se da a conocer a través de la antología 7 de 40, una muestra temprana impulsada por el entusiasmo grupal de 40 grados a la sombra, una tertulia de jóvenes autores que se da a conocer en 1964. Pero su carta inaugural no llega hasta 1991, aunque los poemas de Libro mi cuerpo fueron reconocidos con el Premio  de la Bienal Literaria José Antonio Ramos Sucre. Víctor Fuenmayor concede papel protagonista a la intimidad; el amor adquiere un primer plano. Es un folio en blanco en el que descubren los signos del recorrido sentimental hacia el otro. Para quien toma la palabra en los versos pensar el amor es descubrir que uno no es uno sino la pieza fragmentada de un comienzo que necesita encaje: “Uno se escribe / encerrándose en la cámara oscura, / buscando los surcos donde el grano / germine una palabra, un nombre, un rostro. / Uno espera eso / que da en el blanco / haciéndose uno la víctima / visceral y literal / que se ahoga en la cubeta / haciéndose la imagen”.
  Con enfoque retrospectivo, Beber de la sombra configura la fructífera vocación lírica de Víctor Fuenmayor. En sus páginas germina un afán permanente de explorar las posibilidades del lenguaje. En sus composiciones son estímulos la realidad próxima y el sustrato confesional pero también el discurso en sí y su carácter cognitivo, esa utilidad de la materia verbal para asentarse entre el espacio vital y sus contrastes. Poesía para perdurar, un surco abierto donde la cosecha madura. 
 
           


2 comentarios:

  1. Y Víctor es un caballero absoluto, además. Par de inolvidables, juntos. Gracias mi querido José Luis, por llevarnos, por la poesía, por leer(nos) venezolano.
    Abrazos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un abrazo cordial, querida amiga, con las manos agradecidas de quien recibe de ti tanta poesía, tanto empeño de seguir juntos en esta larga senda de la amistad. Paso los últimos días en la costa para volver a los proyectos pendientes; en ellos, tu poesía. Abrazos de nuevo.

      Eliminar