viernes, 25 de mayo de 2012

POSICIONES ABSURDAS.


El que reduce la humanidad a dos grupos: yo y yo.

El que piensa que su aldea es el centro neurálgico de toda la galaxia.

El que, sin matices ni restricciones, reclama hacer las cosas a su manera y no aplica este principio a los demás.

El que descifra en una espiral de humo una ecuación matemática.

El que reclama medallas y reconocimientos por protagonizar inconsistencias.

El que prefiere la violencia al pacifismo.

El que hace de sus palabras una certeza tajante.

El que ejerce de moralista activo en los divanes de un club de alterne.

El que se posiciona en la ambigüedad.

El que ofrece como única respuesta la contundencia aseverativa del no.

4 comentarios:

  1. Y si me permites, José Luis, "el que cree que él es el único que no va en dirección contraria".
    Como siempre, excelente.
    Un beso

    ResponderEliminar
  2. Es un placer contar con tu sagacidad lectora. Gracias por la sugerencia; la incorporaré cuando escriba sobre el tema.
    Suerte en la lectura nocturna. Mis mejores deseos de que la poblada nómina de poetas eróticos ripenses suba la temperatura. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. El que enseña y se gloría de su viga por su desdén al mundo.

    ResponderEliminar
  4. Hola Jesús, es verdad que también la inmodestia conlleva a veces el absurdo de ver a los demás como protagonistas secundarios. Lo mejor en estos casos es mantener el espíritu crítico despejado y saber que cualquiera de nuestras realizaciones es mejorable.
    De vez en cuando vuelvo a tus poemas; la relectura es uno de los grandes placeres que sosiegan el paso del tiempo.
    Abrazos.

    ResponderEliminar