martes, 21 de agosto de 2012

AVERÍAS DOMÉSTICAS. ( ELOGIO DEL INÚTIL)


ARTES Y OFICIOS


. Ella lo sabe. Cuando nos acosan las averías domésticas me siento un ejército mal adiestrado y con equipamiento insuficiente.

. No tengo la instrucción básica para adentrarme en un manual de instrucciones.

. El grifo del baño gotea. Tengo la sospecha de que sea un engorro senil. Como sugiere Enrique Baltanás: algo de próstata.

. El meticuloso mantenimiento incrementa las posibilidades de supervivencia. Me resigno: las plantas de mi jardín morirán jóvenes.

. También. Para la electricidad casera soy corto de luces.

. Del maridaje entre artes y oficios he aprendido mucha sociología. Un fontanero contratado se quedó dormido en un armario; el jardinero preguntó si tenía que cavar; la señora del electricista juzgaba chocante el tiempo que yo perdía con un libro en las manos; el albañil era cosmopolita y refería sus destinos estivales, siempre en crucero.

. Todos los oficios se quejaban de las malas artes del intrusismo.

. En las casas que precisan silencio los electrodomésticos se comportan como presos amotinados. Hoy encabezó el motín un frigorífico.

. Las averías nacen justo donde empieza mi torpeza.   

2 comentarios:

  1. Todavía desde la playa, te saludo y te comprendo. No todos hemos nacido para ser bricomaniacos.En fin, zapatero a tus zapatos.
    Un beso.

    PD: corregido el error señalado

    ResponderEliminar
  2. Gracias, Elena, como ves mi torpeza es múltiple, pero siempre soportable si encuentro cerca la amistad y el afecto de los que siempre están, como es tu caso. Disfruta bajo la sombriilla que hay mucho por hacer en el regreso.
    Ya vi la corrección. Estupendo. A ver si me animo y te remito un par de textos.
    Un abrazo a Paco.

    ResponderEliminar