jueves, 23 de agosto de 2012

INCENDIOS

                                           
                                         (Fotografía de FELIPE PÉREZ POLLÁN)
 

 INCENDIOS:
 
. Frustración ante la ignorancia e irracionalidad de quienes cada verano provocan los incendios que convierten nuestras provincias en territorio estéril.

. El sofista Protágoras, uno de los precursores clásicos de la pedagogía, pensaba que el problema fundamental del ser es la educación. Tiene razón: nadie civilizado quemaría un bosque.

. Todos los años idénticos titulares en los medios de comunicación: miles de hectáreas calcinadas y un páramo desértico, sin rastros de vida. Todos los años también la misma impunidad e idéntica impotencia.

.  Pesimismo antropológico: las buenas intenciones sobre la prevención de incendios se olvidan en invierno.

.  Sin medidas concretas en la vida comunitaria – reforestación, educación medioambiental, limpiezas y podas programadas, aclimatación de nuevas especies, responsabilidad penal y civil para los infractores…- estas mínimas reflexiones no son sino una queja insistente, mera palabrería.

.  En la retina, la equilibrada serenidad formal del bosque antes del fuego. Naturaleza muerta.

 

 

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario