miércoles, 1 de agosto de 2012

VÍCTOR BOTAS. LÍNEAS MAESTRAS.


Poesía completa
Víctor Botas
Edición y prólogo de José Luis García Martín
La Isla de Siltolá, Sevilla, 2012

  Lejos del núcleo generador de la etiqueta “novísimos”, la obra poética de Víctor Botas (Oviedo, 1945-1994) comienza trayecto a finales de los años setenta, en el titubeante clima de la transición, y cristaliza con fuerza en la geografía plural de la década siguiente gracias a su calidad literaria, al empuje afectivo de Paulina Cervero y al empeño de críticos como José Luis García Martín, su amigo y primer valedor.
  La iniciativa de La Isla de Siltolá asienta de nuevo en el escaparate un volumen de impecable aspecto formal, con desnuda cubierta minimalista, y recupera una voz que ya es patrimonio de un amplio colectivo de compañeros de viaje, en la que han profundizado los ensayos breves coordinados por José Luna Borge y Leopoldo Sánchez Torre y que se recopiló en antologías como Historias con historia (Antología poética 1979-1994), firmada por Luis Bagué Quílez.
   En la introducción, José Luis García Martín enumera los múltiples enlaces con el poeta y la obra y los rasgos más señalados de esta escritura: tradición grecolatina, admiración por Borges, coloquialismo, humor, crítica social, autobiografía velada que proyecta las vivencias concretas de una identidad que es al mismo tiempo autor y personaje…Desde su carta inicial, Las cosas que me acechan, hasta la entrega póstuma, Las rosas de Babilonia, Botas mantiene una nítida personalidad que se enriquece con nuevos matices en el acontecer temporal en torno a unos cuantos temas: el amor, la historia, la visión satírica de determinados comportamientos sociales y la ineludible presencia de la muerte. Estos argumentos concretan la mayor parte de una producción que alcanza sus momentos cimeros en los libros Historia antigua y Retórica, y coincido en esta valoración con García Martín quien, en nota a la edición, clarifica que todos los textos reunidos son aquellos que el autor dio por válidos, sin añadidos de apuntes malogrados. Para el conocimiento de afinidades, mimetismos e influencias es muy orientativa la lectura de Segunda mano, un muestrario de traducciones y recreaciones de textos ajenos. En este rescate de la memoria hallamos una característica común: el traductor consigue confundir el tiempo de escritura y someterlo a la onda expansiva del presente. Los nuevos poemas desbordan naturalidad y verismo y desacralizan magisterios. De de los estantes regresan Catulo, Petronio, Marcial, Li-Po, y entablan un diálogo cercano con Kavafis o Fernando Pessoa, como si en cualquier época se reformularan los mismos temas con sensibilidad pareja.
  En el volumen Poesía completa encontramos la aportación definitiva de un poeta que apareció tarde en el vedado territorio de las antologías de época, pero que acabó convirtiéndose en una voz referencial, en una forma característica de entender el poema, mantenida hasta su mutis definitivo.     






























4 comentarios:

  1. He reactualizado la entrada por dos sugerencias de excelentes lectores. José Luna Borge me recuerda que el año de nacimiento de Víctor Botas es 1945; Ricardo Virtanen me apunta que la antología de Bagué Quílez abarca hasta 1994. A los dos muchas gracias por su sabiduría y por su amistad.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Gracias a ti, José Luis, por sugerirnos libros tan importantes siempre, como este de Botas, que encierra un periplo nada despreciable de 15 años. ¿Qué más necesita una obra literaria para quedar en los anales?

    ResponderEliminar
  3. Qué feo suena lo de convertirse en "una voz referencial". ¿No es más sencillo y claro de convertirse alguien en algo, que sea -y la frase es un tópico- en "una referencia"?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querido Carlos, a mí me perece que suena bien y que se ajusta a la idea que expone. Una referencia es más impreciso y no veo que hablar de la actualidad de un trayecto sea un tópico. Así que mantengo la reseña tal cual y agradezco muchísimo la sugerencia. Gracias también por la lectura.

      Eliminar