domingo, 13 de enero de 2013

EL MIEDO.


EL MIEDO

El miedo a los seis años
era un cuarto lejano,
un recinto sellado y tenebrista
con prestigio de infierno
y un viejo sin edad
que dormitaba junto a un perro agónico,
bajo los soportales;
a los doce su miedo
habitaba en los libros,
igual que fotogramas de holocaustos.
El miedo en la veintena
fue aquel tiempo confuso
de amarse bajo el cielo,
ese rumor de trenes que enlazaba
la ausencia y el deseo;
a los cuarenta y ocho fue su miedo
un espacio interior, claudicaciones...

Tuvo más miedos: al cumplir cincuenta,
a los setenta y tantos,
cuando no tuvo edad
y en una larga noche,
asmática y feroz,
apareció en la sombra encanecido
aquel miedo inasible de seis años.

           (Un país lejano, DVD, Barcelona, 1998)

11 comentarios:

  1. Es uno de los poemas turcos que más me gustan.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tuyos... El autocorrector es terrible en este móvil.

      Eliminar
    2. Eres muy amable con mi literatura; la verdad es que he elegido ese poema hoy por una conversación con una alumna de Ciencias de la Información, en la que hablábamos de miedos escénicos... Me alegra mucho que mi poesía no te decepcione.
      Un abrazo.

      Eliminar
  2. El miedo ese infatigable y fiel compañero con el que aprendemos cada día a convivir.

    Feliz poema.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Querido Jesús, vamos avanzando entre miedos, desconfianzas y escepticismos... pero también viajamos por la cálida autopista de los afectos en la que siempre estás. Abrazos.

    ResponderEliminar
  4. "El miedo en la veintena
    fue aquel tiempo confuso
    de amarse bajo el cielo,
    ese rumor de trenes que enlazaba
    la ausencia y el deseo"

    Cada letra está donde tiene que estar,
    cada mirada mientras se creaban las palabras
    tuvo lugar en el momento preciso,
    cada atisbo de la mente se alió con todas
    las constelaciones habidas y por haber
    para que sea un poema tan rematadamente
    hermoso.

    Siempre es un placer leerte.

    ...Y muchísimas gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cada día el poema permite un nuevo encuentro; yo también percibo en tus poemas una sensibilidad alerta que busca expandirse hacia los demás. A ver si hay suerte y el tiempo nos deja ante un refresco y un libro de poesía en las manos. Será para mí un verdadero placer.
      Abrazos y gracias a ti por renovar la ilusión de la literatura y el deseo de búsqueda.

      Eliminar
  5. ¡Qué curiosa es la vida!, no tanto como los hombres que la destrozan.

    Suerte Amanda con tu libro, llegará.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estimada amiga, no entiendo bien este comentario sobre el poema; parece una reflexión para Amanda, que tiene un blog estupendo que se llama "También la verdad se inventa", al que te remito por si fuese de tu interés.
      Los hombres no destrozan nada; son identidades concretas -hombres, mujeres, jóvenes o viejos... los que son responsables de su conducta y hacen actos buenos, malos o insulsos...-; no existe una maldad genérica y universal.
      Un saludo.

      Eliminar
  6. Gracias. Llegar, llegará, lo difícil y lo que espero es que cuando tome forma llegue a "donde" me gustaría que llegara.

    Los hombres son parte de la vida y su existencia es imprescindible en todas las vibraciones que conlleva. Es por ello que te animo a mirar a esos hombres que en lugar de destrozar, crean.

    Un abrazo y, lo dicho, muchas gracias por tu apoyo.

    ResponderEliminar
  7. Lo tendrás de José Luis, seguro. Ya tienes referencias buenas con él y te habla de un posible libro.

    Mucha suerte Amanda,

    besos.

    ResponderEliminar