martes, 22 de enero de 2013

GIULIANA CALABRESE. PRIMER PLANO.

                                      

ENCUENTRO EN MADRID:

   Actitud anímica ideal para el encuentro con Giuliana Calabrese en Madrid. Ultima datos para su tesis doctoral sobre poesía española contemporánea. Quedo con ella en la Puerta de Velázquez, en pleno Paseo del Prado. Es puntual y su imagen, desde el primer instante, me resulta conocida y cercana, como si los quehaceres literarios comunes de estos meses hubiesen propiciado una amistad antigua. La sonrisa es permanente signo de su rostro,  a pesar del frío matinal de un Madrid con gesto de invierno y lluvia. Como es su primera visita a la ciudad, propongo un largo recorrido por enclaves cercanos. Nos acercamos hasta el Retiro, que apenas despereza sus paseantes habituales y sus terrazas de chocolate con churros. En una de ellas intercambiamos libros y hablamos de la revista de la Universidad de Milán y de los trabajos de la hispanista Mariarosa Scaramuzza que ha dedicado un amplio ensayo a Clara Janés.
   Proseguimos itinerario hacia la Puerta de Alcalá y más tarde hacia el Ateneo, con las pausas visuales que captura la acumulada curiosidad de Giuliana. Intercalamos historia urbana y estado de la poesía actual, todo a rebato, como si fuese posible organizar un horizonte literario del ahora en veinte o treinta minutos.  Giuliana prepara su futuro como traductora y quiere llevar al italiano a poetas actuales del registro realista. Me pregunta por la “poesía de la experiencia”  y por la pertinencia de la denominación. Me hace gracia que todavía existan lectores que piensen que cada poema es una secuencia biográfica.
   Junto a los edificios más representativos del recorrido, la conversación deja paso a las imágenes fotográficas. El Palace conserva intacto su prestigio de gran hotel, y la Biblioteca del Ateneo suscita la ávida curiosidad de cualquier ensayista, con el montante de documentos y primeras ediciones y con esa galería de cuadros de ateneístas insignes.
   Giuliana domina varios idiomas, entre ellos el catalán, así que nos animamos a repasar los fondos bibliográficos de la librería de CaixaForum, antes de visitar La Central y ver la exposición permanente del Reina Sofía.
   Siempre la cultura es compatible con la gastronomía y acabamos en una tabernilla de Embajadores para reponernos del intenso paseo. Llega el momento de la despedida. Giuliana sonríe; ningún instante del encuentro ha dejado de sonreir. Por delante nos queda un largo recorrido de amistad y poesía.

PD.- La fotografía de José Luis Morante y Giuliana Calabrese está realizada por Giuliana en la librería La Central (Madrid), el domingo 20 de enero de 2013.

2 comentarios:

  1. ¡Siempre bien acompañado! ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querido amigo, ya sabes que la amistad es el mejor regalo que uno recibe cada día. Mimo a mis amigos y mis amigos me miman porque la ternura no cotiza en bolsa ni se cobra en sobres azules. Simplemente da, sin pedir nada a cambio.
      Seguimos cerca, Abrazos y un montón de gracias por estar.

      Eliminar