sábado, 2 de marzo de 2013

AUTOBIOGRAFÍA

Madrid, 2013. Fotografía de Giuliana Calabrese. 
Autobiografía

También soy yo
por la fidelidad a mis contradicciones;
por permitir gozoso,
cuando las plazoletas solitarias
reivindican el silencio y la sombra,
que un recuerdo me asalte en el espejo
como un rastro de luz, leve, intangible,
e inicie una liturgia
de nombres, fechas, gestos
y túmulos de sueños,
nadando alborozados en el mar
de una cronología sospechosa.

Tanta dulce mentira esconde a otro.

   (De Causas y efectos, Sevilla, 1997)

12 comentarios:

  1. O, como decía Alvaro de Campos:

    Quanto fui, quanto não fui, todo isso sou.

    Excelente poema. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querido Antonio, aceptar la verdad de quién somos anula cualquier humor melancólico y estimula la convivencia con el yo. Lo sabían Pessoa, Antonio Machado, Ezra Pound y todos los poetas que hablaron de otredades y desdoblamientos.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  2. Aceptarse a uno mismo es hacerlo con la propia contradicción. Esa búsqueda -o aceptación- es uno de los viajes más maravillosos que existen.
    Un abrazo y enhorabuena por el poema. Es excelente, sin paliativos.
    Ismael.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querido Ismael, lo primero que hago es felicitarte por la nueva novela; ten por seguro que seré un lector atento y hedonista que buscará en sus renglones buena literatura.
      En cuanto al poema, me da alegría que persistan todavía en el tiempo las sombras que lo dictaron. están los nombres que no desaparecen porque son amigos de verdad y no compañías circunstanciales, están las fechas de auroras y crepúsculos y están los gestos de ánimo. El tiempo pasa; mis contradicciones permanecen.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  3. algunos recuerdos nos asaltan en medio de horas insulsas y nos empujan a comprobar si algún rastro de él, se ha colado en nuestro correo, en nuestra bandeja de entrada.

    Hay contradicciones que descubrimos en nosotros mismos,tan dulces, que ya no podemos dejar de llamarlas por nuesrto nombre, porque nos son necesarias.

    Me gusta mucho este poema,en la forma, en el fondo.."tanta dulce mentira esconde a otro".

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay que acostumbrar a la soledad a que gestione bien sus recursos: en la bandeja de entrada, en el móvil está ese hilo de voz que nos conecta con la felicidad.

      Detesto a los que se quieren tanto a sí mismos que celebran su perfección. Yo sé que la estatura habitual es media, que aglutinamos aciertos y errores y que nuestros ideales y nuestros actos se contradicen.

      Los poemas están habitados por un yo poéticoque saquea sus rasgos de mi propia biografía. Pero no hay que preocuparse: el otro soy yo.

      Feliz tarde de sábado, Marta. Disfruta mucho; cuando somos felices, las manos de los que están cerca se llenan con nuestra felicidad.

      Eliminar
  4. Toda poesía esconde dentro una verdad,
    aceptar lo que vemos en el espejo, para
    comprender lo que somos, y como somos,
    es lo que nos lleva a revelarnos.
    Un fuerte abrazo y gracias por esa
    maravilla de comentario.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nos espera, con sosiego, con tino, con cerveza fresquita, un largo trecho por andar en común. Me encanta la luz del Mediterráneo -esa luz de Sorolla, de brines, de Eloy Sánchez Rosillo...- y seguro que tu blog está lleno de esa claridad por compartir. Abrazos.

      Eliminar
  5. Ese espejo asaltado por nuestras contradicciones nos reconstruye nuevos y, cuidemos y amémonos, mejores.

    Excelente poema.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cada mirada interior descubre sendas nuevas para recorrer en soledad o en compañía. Estoy de acuerdo que en esas sendas están mezcladas sombra y claridad. He terminado una semana muy compleja en lo laboral de la mejor manera posible: con el sonido de una voz amiga (que no sabe cuánto bien me hace) y la sonrisa en los labios. Merece la pena dar las gracias.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  6. > Tanta dulce mentira esconde a otro.

    - ya decía yo que te veía con demasiada frecuencia en las pastelerías de tu barrio...
    - ¿que qué hacía yo allí?... yo era otro, por supuesto...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querido amigo, es una alegría que vuelva tu humor a estas páginas. La verdad es que ya te echaba de menos y además la sonrisa entre lo cotidiano hace que también los días grises sean otros...
      Abrazos grandotes.

      Eliminar