jueves, 28 de febrero de 2013

SALA DE TÉ.

Acrílico sobre lienzo, DIEGO GALLARDO, 2009
  
SALA DE TÉ
 
          (Compartiendo filosofía vital con Paco Kali,
           a quien dedico esta entrada por su continuo
          ánimo en el blog) 

En la sala de té, frente al cristal, lee poemas de Antonio Machado. Espera otro milagro de la primavera. Tal como va el invierno es improbable. 

Aprendo a ser el otro que ellos dictan.

 ¿Cómo resuelves tus deseos?-Dijo. Y no supe qué contestar; casi todos están sin resolver.

 Entre dos silencios un conflictivo intercambio de especulaciones.

Amistades con inicios eufóricos, tiempos muertos y finales calamitosos. Sobran ejemplos.

Por mis aceras pasean ciudadanos de la imaginación y fantasmas reales. Los primeros son más sociables.

Horas que tienen el carácter de un borrador, de una recopilación improvisada.

 

 

 

 
                                     

18 comentarios:

  1. Querido José Luis, mi reconocimiento
    y gratitud por tu dedicatoria, un lujo,
    como siempre, me encantan estas
    sentencias, adagios o aforismos.
    El de resolver los deseos, para
    enmarcar.
    Un fuerte abrazo y que tus deseos
    se resuelvan todos y cada uno -y ya
    nos contarás como lo lograste.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como buen castellano, duermo mal cuando tengo una deuda pendiente; contigo la tenía, no por un asunto serio, hipotecario, vital, transcendente... sino por uno muy sencillo: en el blog los contenidos son la respuesta franca del lector; los que aseguran que no hay un vacío detrás de cada párrafo y siguen exigiendo que cada renglón sea un trabajo que merezca la pena.
      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Como de costumbre, un disfrute cruzar por estos puentes de papel y asomarse a las aguas que los cruzan: palabras construidas en el conocimiento y la autenticidad.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querido Antonio, es un verdadero placer encontrar tus palabras, con el mismo afecto de siempre. Sabes que la edad te concede un punto de filosofía vital y yo pido pocas cosas a mis días: un poco de afecto y unos gramos de coherencia. Abrazos

      Eliminar
  3. Querido José luis, si tienes a bien pasarte por mi blog
    encontrarás una sorpresa que espero sea de tu
    agrado . . .
    Un fuerte abrazo y solo leer sus respuestas a los
    comentarios ya es una delicia entrar en su blog.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querido Paco, difundir la poesía es una de las tareas más complejas que hay; es un asunto semiclandestino; así que abrir una puerta en tu blog a mi trabajo es un regalo sorprendente que celebro desde la amistad. Me ha encantado el detalle.
      Un fuerte abrazo, Paco.

      Eliminar
  4. Hola.
    No conocía este blog,pero Paco ya se ha encargado de enseñarnos el camino y la verdad es que ha valido la pena.
    Me han encantado esas aceras por donde transitan seres imaginarios-sociables,siempre lo son-y fantasmas reales-tal vez apáticos por esa realidad que los acompaña-
    Un gusto pasar por aquí de la mano de Paco.
    Besos para ambos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bienvenida a esta casa literaria, que ya es la tuya, Marinel. La literatura hace posible el encuentro en la distancia que es el primer paso hacia la amistad.
      Yo también buscaré tu blog para conocer tu manera de mirar las cosas.
      Un abrazo.

      Eliminar
  5. Ya sé que tus personajes son muy independientes, pero quizás deberías hablar con el de este texto,y decirle que es demasiada carga,que casi todos los deseos permanezcan sin resolver( aunque sí unos pocos, para espolear el impulso que nos hace sentirnos vivos );o tal vez piense tu personaje,que así quiere realmente que se mantengan, que deseos cumplidos son ilusiones perdidas y sin ilusión... no hay impulso que nos mueva ni siquiera "dos centímetros".
    ¿ sabe que hay horas ahí fuera, esperando que improvisemos en la imaginación,fantasmas tan reales como la voz que oímos y nos invade por dentro?
    Los principios eufóricos no se merecen calamitosos finales, al menos si tenemos siempre un cuaderno a mano.,para nuestro " apuntes más necesarios"

    ¡Feliz fin de semana y feliz escritura!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Responder a un análisis tan detallado, es tarea de día laboral más que de un sábado con sol y parques habitados. Pero lo haré con mucho gusto, Marta, y si me permites me encantará dedicarte una entrada del blog por tu afecto.
      Mis personajes son un poco dogmáticos,soy consciente; no valoran como yo el matiz, los deseos son puertos de llegada, pero estar nadando permanente es imposible, así que alcanzar los deseos es alcanzar la arena de la felicidad, aunque sea instantánea y no dure siempre.
      Un abrazo fuerte, Marta, siempre es un placer recibir tus comentarios. Son alegría en la brega diaria.

      Eliminar
  6. Deseos sin resolver, aprendizajes infructuosos, frases sin sostén, ufff, todo parece muy denso... pero así se siente la vida a veces. Me quedo con los sueños que nunca dejarán de serlo pero que me hace feliz soñarlos... Este pensamiento me hizo pensar!!! "Por mis aceras pasean ciudadanos de la imaginación y fantasmas reales. Los primeros son más sociables." Lo lindo, la amistad entre Uds. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Disculpa si el poema no tiene la ligereza necesaria; cada verso debe olvidar el aderezo inútil y el maquillaje; los aforismos también; así que seguiré haciendo caso a Machado y escribiré ligero de equipaje.
      Es un placer tu presencia en el blog. Abrazos.

      Eliminar
  7. Vengo desde el blog de Paco Kali y mi sorpresa es que me encuentro con un profesional asi que vendré por aqui de vez en cuando a aprender.

    Veo que has preparado ediciones críticas de Luis Felipe Comendador y Joan Margarit entre otros.
    Comendador y Margarit son dos poetas que leo con frecuencia y me gustaria poder conocer lo que has escrito sobre ellos ¿Se puede encontrar facilmente?
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No pretendo enseñar, querida Chelo, sino compartir. En la columna lateral, tras la biografía, están las ediciones que he realizado. Las de Letras Hispánicas están en cualquier librería, y si se toman bien los datos no hay problemas, las distribuidoras en menos de una semana proporcionan cualquier título.
      Que te guste Luis Felipe Comendador es un signo más de complicidad. Yo no sería yo sin su afecto y sin su literatura. Abrazos

      Eliminar
  8. Vengo del blog de Paco Kali y me ha encantado la referencia de ciudadanos de la imaginación.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estimado amigo, ya he dado públicamente las gracias a Paco por la cordialidad que manifiesta hacia mis trabajos literarios. Las redes fomentan una cercanía que permite conocer otras formas de mirar las cosas. Paco es un optimista y yo quiero serlo, por eso te deseo un futuro común de amistad y buena literatura.
      Bienvenido al blog.

      Eliminar
  9. Puedo veros, frente a frente, espejo frente a espejo, cuyos reflejos son diferentes, pero con miradas que esconden algo mutuo, sincero, algo hermoso. Me alegro de que dos grandes personas compartan la espera de otro milagro de la primavera, y también me alegro de que compartan la mirada de lo improbable, de los deseos sin resolver, gracias a ellos vuestros versos se plagan de poesía.

    Me gusta mucho este poema, José Luis. Siempre te elogio, y no es por otra cosa que por lo mucho que me enseñas y lo bien que creas ese dialogo que todos buscamos establecer, o que muchos estamos intentando aprender a establecer.

    Llegará otro milagro de la primavera. Siempre llega.

    Un abrazo muy muy muy fuerte, para que sus vibraciones duren toda la semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tanto afecto, Amanda, espero que tus deseos se cumplan y llegue otro milagro de la primavera, a veces mi torpeza atasca tanto la cerradura que no es fácil abrir. En esa llegada deseable quiero que estén también los que tanto afecto me proporcionáis a diario.
      Suerte con tus estudios. Y un beso con la cordialidad de siempre

      Eliminar