viernes, 26 de abril de 2013

CANSANCIO. MEDIANOCHE.


Medianoche

Mi cuerpo envejecía indiferente
y adquirió el hábito de la senectud.
Sentaba su cansancio ante la cristalera,
ajeno al paso asiduo de lo cotidiano.
A veces sonreía y aquel gesto
remitía de pronto a un tiempo de cerezas,
liberaba fructífera nostalgia.
Una atenta pupila
espiaba feliz el vuelo rezagado,
o el rebrote puntual de los arbustos.
Ahora la casa huele
a fósforo sin lumbre
y gotea el reloj lentitud y pereza.
Los objetos domésticos
resaltan su desgaste,
como si presintieran
que en aquella mirada no hay retorno.
Al sol de medianoche
hilvano estas palabras mientras duermo.

 (La noche en blanco, DVD, Barcelona, 2005)

10 comentarios:

  1. Dulce pájaro de sien plateada.
    Estoy descubriendo una poesía
    a la que no estaba acostumbrado,
    -han sido muchos años de ausencia
    y me explotan en las manos de papel-
    La suya, en la que prima el mensaje
    sobre la rima fácil. Y tengo que decirte
    que me gusta mucho es muy
    aleccionadora y culta.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, incansable y querido Paco. Seguimos cerca. Seguimos juntos.
      Abrazos.

      Eliminar
  2. Querido José Luis: tiene fuerza el poema, donde se explora mientras el tiempo pasa. Ese "sol de medianoche" me lleva, irremisiblemente, al libro del mismo título, "El sol de medianoche", de mi amigo Alfredo J. Ramos, que fue premio de poesía de Castilla La Mancha, cuando esta comunidad aún lo convocaba, y que sostiene (el sol de medianoche, claro) su blog, "La posada del sol de medianoche", enlazado al mío y que te recomiendo.

    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues lo visitaré de inmediato. El sol de medianoche es esa conciencia despierta que nos hace ver la certeza en medio de la sombra; la que mantiene abiertos nuestros ojos a pesar del cansancio.
      Duermo poco, querido Antonio, y esa pequeña queja del poema es también el ruido del tiempo.
      Abrazos.

      Eliminar
  3. ¡Qué bueno!

    "Los objetos domésticos
    resaltan su desgaste,
    como si presintieran
    que en aquella mirada no hay retorno."

    Me ha encantado todo el poema en su conjunto. Belleza y Verdad.

    Feliz fin de semana.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. He pasado una semana llena de sensaciones, Jesús, y por eso no he tenido tiempo de ver tus nuevos textos. Pero lo haré, sabes que me gusta ver lo que escribes.
      El poema es uno de los textos finales de mi poemario LA NOCHE EN BLANCO; para mí es mi mejor libro de poemas, por claves sentimentales y personales que enaltecen cada tiempo de escritura.
      Que disfrutes del fin de semana. Abrazos.

      Eliminar
  4. Qué gran verdad, qué gran escalofrío.

    Gracias por haberme dado el placer de poder leer estas bellas palabras en papel y por haber hecho tan sumamente cálida y cercana una tarde cualquiera.

    El talento gotea de cada construcción de palabras, maestro.

    Nos veremos muy pronto.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por haberme dado una tarde para la memoria, con sonrisa de cereza y abril.
      Los libros ganan mucho cuando encuentran un interlocutor despierto, con la media voz de lo cómplice.
      Nos vemos pronto, con la nostalgia del tiempo cerquita, y la seguridad de que los afectos nunca dependen de los calendarios.
      Besos.

      Eliminar
  5. Querido José Luis, gracias por el poema, me ha gustado mucho ese sol de medianoche. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti por encontrar un poco de tiempo para leer mis trabajos. Pasan los años. Los afectos quedan. Soy de los que cada vez tiene más pasado en el bolsillo; así que me gusta buscar en ese tiempo alguna razón para empezar de nuevo.
      Un beso fuerte, Pilar.

      Eliminar