domingo, 15 de septiembre de 2013

OJOS


OJOS
 
                           A Dolores Leis,
que ama, como yo, el microrrelato
 
   Había gastado las horas festivas escuchando el silencio de las piedras claustrales. Estaba cansado. Descendí una escalinata interminable. El termómetro hablaba del mercurio hacinado y ella se cruzó un instante. Muy cerca. Quedé, sin hacer ruido, en otro tiempo.
   Sigo su mirada todavía. Hoy el mar llegó desde tierra firme. 
 

6 comentarios:

  1. Quedé sin hacer ruido, en otro tiempo. Dos frases redondas que, a mi juicio, dan una fuerza muy especial al micro.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  2. Curioso. No sé por qué, al publicarse el comentario se me borró la segunda frase que apuntaba: Hoy el mar llegó desde tierra firme.. Espero que ahora el sistema se comporte.

    Nuevos abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aunque no sé comporte el sistema, el comentario está lleno de lucidez como siempre. Ya sabes la importancia que tienen los finales en mis textos; creo que todo el desarrollo argumental debe centrarse en la búsqueda de esa puerta final.
      Por lo demás, ya sabes; estamos en esa edad en la que la belleza es un regalo que no debemos dejar pasar sin admiraciones.
      Un abrazo.

      Eliminar
  3. no me convence... todos tus textos acaban en . ^_^

    sin embargo las miradas... hay algunas que son como el mar

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vaya, había olvidado tu espíritu crítico, querido chisme, y estaba a punto de buscar un alquiler que me bajara los humos poéticos.
      Las miradas azules son como el mar pero sin submarinistas.
      Un fuerte abrazo. Grande, grande. Qué bien que regreses al blog.

      Eliminar
  4. Realmente evocador y sentido. Te copio " Hoy el mar llegó desde tierra firme", en eso coincido.

    ResponderEliminar