jueves, 12 de septiembre de 2013

HUÉSPEDES

Orlando (USA), agosto, 2013
 
HUÉSPEDES
      
                                                                    A Karmelo C. Iribarren,
                                                                    a quien debo la idea.


   Viajo mucho. A ciudades distintas y lejanas. Pero casi nunca abandono la habitación del hotel donde me alojo. Es una costumbre arraigada. Nació en Orlando el día en que encontré en el espejo de mi cuarto de baño el rostro del huésped anterior. Con gesto tranquilo me desveló su identidad y, tras una larga charla cuajada de interés y confidencias familiares, me facilitó el contacto con huéspedes antiguos, encerrados en otros azogues. Todos resultan interlocutores amenos y dispuestos a esa solidaridad misteriosa de los desconocidos.
   Sigo ruta. En los espejos, la soledad es una calle que espera transeúntes.

8 comentarios:

  1. Respuestas
    1. Hola Ricardo, enhorabuena por tu magnífico concierto aragonés.Y por los éxitos de CUADERNO DE INTERIOR. Yo sigo alternando géneros que se abren paso sin que yo sepa muy bien cómo; en esta ocasión la llave fue un verso del entrañable Karmelo, cuya poesía conoces tan bien.
      Aquí ando, con LAS LUCES INTERIORES entre las manos. Pronto compartimos una cervecita. Abrazos.

      Eliminar
  2. Me encanta Karmelo...hace poco lo descubrí y estoy devorando todo lo que encuentro escrito por él.
    Cariños.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querida Adriana, siempre se asocia la poesía con lo solemne y con la transcendencia. Karmelo es un maravilloso poeta que hace caminar la poesía en zapatillas. En sus versos hay escepticismo, ternura y un retrato certero de lo contemporáneo.
      Así que hay que tener a mano sus libros. Para dormir mejor. Para ser más felices.
      Un abrazo.

      Eliminar
  3. Curioso texto, confieso que nunca se me había pasado por la cabeza la idea de charlar a través del espejo.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues es una forma de sacar a la luz las muchas sombras que llevamos dentro. Al escribir el texto, estaba cerquita la idea de que la soledad siempre nos deja en buena compañía. Sólo hay que descubrir dónde están los que hablan.
      Abrazos y gracias por asomarte al blog.

      Eliminar
  4. Me parece magnífico y la última frase es increíble. Creo que es LA FRASE, ella sola sería un relato por si misma.
    Disculpa a esta lectora si toma atribuciones que no le competen al dejar escrita esta humilde opinión. Pero me ha gustado muchísimo y quería decirlo más allá de un "me gusta"

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué alegría volver a encontrarte esta noche. Enhorabuena por tu relato y gracias una vez más por el ánimo continuo que impulsa a seguir escribiendo.
      Gracias. De corazón.

      Eliminar