sábado, 29 de marzo de 2014

AFORISMOS EN LA ARENA.

Mediterráneo, fotografía de Adela Sánchez 

AFORISMOS EN LA ARENA

Soporto los efectos secundarios de un camino sin vuelta.

Sábado. El reloj establece las coordenadas del sosiego.

Lugar extraño el mundo, asentí. Soy el mundo, aunque no me reconozca.

El mar cambió de sitio. Echo de menos ese voluble azul, dibujado con lenta caligrafía.

La calle es de cualquiera. Para él. Prefiero ser reflejo en el cristal.


Posdata

En estos aforismos están las palabras de Adela, Irene, Ana, Javier, César, Amanda, Malale, Paco, Ismael, Sonia, Juan Carlos, Gema, Jesús, José Manuel, Pepo, José Luis, Ricardo, Fernando, José, Candela, Elena, Dolores, Isabel, Marino, Mónica, Paulino, Marieta, Juan y una lluvia de afectos de cuyo nombre sí me acordaré siempre.    

19 comentarios:

  1. Amigo, El primero de tus aforismos es sin duda efecto-causa de un viaje que soporta toda clase de aventuras y desventuras pero que, como bien nos dices, no tiene vuelta atrás. Magníficos aforismos -cómo me gustan-.Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí también me gusta tu cercanía y ese empeño narrativo de tan largas noches. Hoy el blog estaba combativo y no me dejaba entrar en los comentarios, al final lo que conseguido. Seguro que Chris me ha echado una mano. Abrazos y gracias.

      Eliminar
  2. Tus aforismos semejan construir puentes.
    Sobre ellos se va a la otra orilla y también se vuelve.
    Son tus palabras y tus afectos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, José Manuel, hemos clausurado un mes duro en lo personal. Creo que conocías bien la cercanía afectiva con mi padre que desde el jueves ya no está. Fue un hombre tranquilo y así lo recuerdo. la tristeza pasa y el mar vuelve a su sitio, lleno de azules y gaviotas. Un abrazo.

      Eliminar
  3. Muy interesantes aforismos que al leerlos me dejan pensativa.
    También yo, como todos," soporto los efectos secundarios de ese camino sin vuelta". ¡Profunda reflexión y aceptación!

    Destaco este que me llega muy especialmente y el último: ser reflejo en el cristal.

    Un abrazo.

    José Luis confírmame que has recibido mi correo,porque, a veces Internet tiene bromas pesadas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, querida amiga, viajamos en una línea de única dirección, sin posibilidades de regreso. También me ha resultado especialmente grata tu entrada de hoy. Veo ahora si llegó tu e-mail y acuso recibo. Un beso.

      Eliminar
    2. No ha llegado tu correo y he visto que en tu perfi no existe ninguna identidad ni correos de envíos. No veas ninguna obligación de desvelar quien eres... Yo firmo en facebok con mi nombre y los dos apellidos, porque siempre busco la coherencia no el anonimato. Y mis fotos también son personales, así que no te preocupes, si te sientes más cómoda escribiendo bajo la voz de Fanny no seré yo quien te quite ese rostro velado. Soy torpe, la verdad, no se me había ocurrido que mi envío creara un problema.

      Eliminar
    3. No hay problema: mi nombre es Fany, no te llegó porque algo hice mal. Te doy mi correo y así te pones en contacto conmigo y te respondo dándote mi dirección postal, pues no quiero perderme tu libro por mi torpeza.

      sinrimas@gmail.com

      Un abrazo

      Eliminar
  4. Perfecto, Fanny, esta noche te escribo; ha sido un día muy largo y provechoso y la lluvia pone en mis oidos la necesidad de descanso. Un abrazo y muchas gracias por tu confianza.

    ResponderEliminar
  5. Respuestas
    1. Lo mejor siempre tu proximidad y la certeza de que, en este continuo estar a la intemperie, la amistad nunca es una parada fuera de servicio.
      Son días duros para mí; nos dejó mi padre, pero recobro la calma con la certeza de lo que aguarda en la próxima esquina, nuevas palabras y sueños. Abrazos

      Eliminar
  6. Un Oriente entre machadiano y mallarmiano. Precioso...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Más machadiano, querido Zenon o con esa pureza de Mallarmé contaminada por los sentimientos. Las palabras sin tinta no sirven; son palabras.
      Un abrazo cordial.

      Eliminar
  7. En el matiz delicado del pensamiento de estos aforismos se abre una ventana al mundo en el que reconocerme -y reconocernos-. "Soy el mundo, aunque no me reconozca". No sé por qué, me recuerda la travesía de Ulises y su encuentro con Polifemo... Es que hoy me he levantado algo clásico. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La literatura es parte de la identidad de quien escribe. Somos lo que pronuncian nuestras palabras. Un abrazo, querido amigo.

      Eliminar
  8. Siento mucho la pérdida de su padre, él siempre estará cerce de Vd., porque se encuentra en su corazón y en sus recuerdos. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias de verdad por tu comprensión y tu afecto y un saludo desde Rivas. Mañana empieza ahora, con la ausencia de quien tanto hizo por mí y con la cercanía de amigos como tú. Gracias de nuevo.

      Eliminar
  9. Eres grande. No tengo mucho más que añadir, porque en eso incluyo todo, todo lo que eres hace que seas grande.

    Espero ansiosa el momento de regresar a la ciudad que tan amiga siento y escuchar tus palabras sin pantallas de por medio.

    Sufro contigo, sigo muy cerca.
    A.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Amanda, no olvides que ese deseo es mutuo y que la ciudad nos espera con nuevos ánimos, con muchos afectos por compartir, con muchas palabras que pronunciar. Un abrazo.

      Eliminar