miércoles, 12 de marzo de 2014

IDENTIDAD DEL OTRO

Rivas-Vaciamadrid, parque de Covibar, 2014


EL OTRO
   
         Para quien sabe que yo soy otro

Le conozco muy bien, sé lo que piensa,
por más que la certeza suene a pedantería.
Ama cuanto yo amo y a menudo acostumbra
a confundir rutina y existencia;
como yo justifica el razonable precio
por encima del cual se vendería.
Como yo gesticula, como yo decepciona;
si aparezco vencido él no oculta sus síntomas
de claro agotamiento y he de anotar
con cuánta dilegencia
acude a mi llamada silenciosa.
Hablaría del amigo perfecto para el viaje.

Lo impide su manía de guardar la distancia.
Siempre está al otro lado del espejo.

      ( Mapa de ruta, Granada, 2010)

8 comentarios:

  1. Sí, vivir a la distancia de un reflejo es confortable.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y hasta sale favorecido el sujeto que mira, tal vez porque todo se idealiza.
      Un abrazo, querido amigo y gracias de corazón por tu ánimo.

      Eliminar
  2. Fantástico poema, José Luis, porque casi nadie se atreve a mirarse como tú lo haces no solo a través del espejo, sino a través del poema, que es lo difícil. Gracias por darnos tu poesía, un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eres muy amable, María, y siempre causa alegría pensar que nuestros textos no decepcionan a lectores tan significativos como tú, con una obra lírica de primer nivel.
      Un gran abrazo de amistad y poesía.

      Eliminar
  3. Te confieso, amigo José luis, que, a veces, intento hablar con él -el del espejo- y el muy . . . ni se inmuta, a lo más que ha llegado es a hacer alguna burla a la que por cierto he contestado con algún desaire. pero ni por ésas. Un fuerte abrazo y no te preocupes, al final cederá a tus pretensiones.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, ya lo ha hercho, me ha dejado un sitio en la buhardilla y me ha prestado todos sus libros, incluso los dedicados.
      Paco espero que ese sol mediterráneo siga fuerte y compacto, sin las fisuras de la incertidumbre laboral.
      Abrazos.

      Eliminar
  4. Sostener la mirada en el espejo y traspasar la imagen con la mirada, desafiando el reflejo que descubre nuestro doble, no es nada fácil. Tú lo haces conservando la calma y aceptando que así eres te sale un fantástico poema introspectivo.

    Me encantó, José Luis. Siempre me gusta lo que escribes.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tal vez porque siempre les con afecto, un ingrediente que enaltece los textos y los da una buena capa de mirada limpia.
      A mí también me gusta asomarme con frecuencia a tus entradas, tus haikus son muy buenos, y tus poemas siempre tienen una carga de indagación que invita al pensamiento. Abrazos.

      Eliminar