lunes, 11 de agosto de 2014

CASTILLO DE ARENA

 
 
CASTILLO DE ARENA
 
Barro sin soplo
que manos infantiles
abandonaron.

2 comentarios:

  1. Barro condenado a volver a ser barro. Débil fortaleza que nace para morir bajo las olas de la mar. Ilusión y juego.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, querido José Manuel, barro que aspira a ser barro de nuevo frente al poder igualitario de las horas. Un fuerte abrazo en el regreso.

      Eliminar