miércoles, 8 de octubre de 2014

JOSÉ ALCARAZ. SOBRE LA TRISTEZA.

Edición anotada de la tristeza
José Alcaraz
Pre-Textos, Poesía
Valencia, 2013

SOBRE LA TRISTEZA

   El incansable cauce de la lírica actual confía en los efectos colaterales de una convivencia de estéticas donde se incorporan, de forma natural nombres propios a las últimas hornadas que buscan asentarse en más reciente canon. José Alcaraz, nacido en Cartagena en 1983, consiguió con su carta auroral, Está usted aquí, el Premio Murcia Joven en su convocatoria de 2007. Era una colección de poemas de enfoque realista en la que la ironía era un elemento esencial que permitía trazar una crónica personal intimista y desenfadada.  Casi un lustro después llegaba a los estantes su segunda entrega, La tabla del uno y la editorial Pre-Textos, tras conseguir el Premio de Poesía Joven de RNE, publica su tercera salisa Edición anotada de la tristeza.
   En breve nota de solapa, Juan de Dios García matiza la solemne dimensión ensayística del título: “José Alcaraz ha elegido una tristeza inteligente, rica en matices, no aquella que se deja abatir. Y la ha elegido también por mesura, puesto que parece que la tristeza resulta obscena actualmente en una sociedad que persigue una felicidad sin taras”. 
   El poeta justifica el título de forma gráfica. Las composiciones se presentan como notas a pie de página y el amplio espacio blanco superior solo sugiere una indefinición, un estado afectivo o una secuencia vivencial que no es enunciada por el yo poemático. Su significado es especulativo y solo queda expuesto a través de la nota final. Así se desarrolla el mínimo poema inicial  que no difiere de una escueta reflexión sobre los sitios del asombro: la vida enterró el mapa, dejó una cartografía difusa para movernos por los rieles de lo cotidiano; ocupados en encontrar senda es muy difícil desenterrar esperanzas, un tesoro simbólico que habla de sentido vital en nuestros actos. El día empieza y se repiten los gestos de la vida al paso, hace falta ponerse en movimiento, trazar itinerarios.
   Las composiciones dan albergue a un yo desdoblado que actúa como oyente e interlocutor, como si las notas no persiguiesen la distancia objetiva de la verosimilitud sino la contenida palabra del afecto y la confidencia: “El  último hilo de luz en invierno. / Tirar de él, / deshaciendo el suéter del aire / y la melancolía.”. La palabra busca el viaje introspectivo, la mirada hacia dentro que lee la caligrafía ensimismada de la conciencia, una forma de estar dubitativa en la que el paisaje es solo una percepción exterior y ajena, como si el yo poemático habitara en el margen.
      Más allá del inicial efecto sorpresa que deja la disposición poemática de Edición anotada de la tristeza, la poesía de José Alcaraz contiene un fuerte sentido aforístico, una voz meditativa hecha emoción e inteligencia que sondea el acontecer existencial con un mensaje comunicativo y despojado, en el que a menudo salta la imagen insólita y llena de luz. Entre sujeto y tiempo la tristeza concede cada día un espacio habitable.     

No hay comentarios:

Publicar un comentario