miércoles, 11 de noviembre de 2015

DIEGO MARÍN GALISTEO. EL VIGÍA

El vigía
Diego Marín Galisteo
La Isla de Siltolá, Nouvelle
Sevilla, 2015

EL VIGÍA

   Comparto el optimismo de quienes afirman que en un buen microrrelato cabe el universo, aunque sea moldeado a tamaño bolsillo. Y sospecho que esa cualidad expansiva del género es una de las razones que han animado al  poeta y editor Javier Sánchez Menéndez a bifurcar las novedades de la Isla de Siltolá con la colección Nouvelle, que sale al camino con dos autores, Antonio Luis Ginés y Diego Marín Galisteo.
   El vigia supone la amanecida literaria de Diego Marín Galisteo (Baena, Córdoba, 1981). Es la ópera prima de un escritor, licenciado en Derecho, que ha impartido algunos talleres literarios y ha anticipado algunas aportaciones en revistas digitales y publicaciones en papel. El texto de arranque se titula “Micropoética”, y parece un acierto que sirva de primera piedra por su insistencia en una cuestión clave para los críticos actuales: las formas de escritura se refundan; vivimos en una sostenida indefinición genérica y en un empeño estéril de parcelación sistemática, olvidadando que la literatura es búsqueda y afán de descubrimiento en nuevos espacios de escritura. Hay, también, otro signo que los cuentos del cordobés hacen suyo: la brevedad requiere una fuerte densidad resolutiva porque el efecto final es el viraje que ubica en la dársena adecuada. El cierre convierte el paso de la luz argumental en un destello de localización exacta.
   Casi todos los textos abogan por la naturalidad expresiva, una dicción comunicativa y realista que facilita el acercamiento al lector al introducir el hecho insólito en la normalidad, como si fuese posible de inmediato ejercer la voluntad de verificación. De este modo, lo imprevisto se hace presencia, se muestra como ruta diaria, una esquina más que invita a un recorrido previsible, como si formara parte de un hábito adquirido.
   No todos los relatos generan la misma cercanía, pero no voy a seleccionar los que han calado más en mi primera lectura para no condicionar los gustos personales de cada lector. Sí me ha llamado la atención el cuento que inspira el título del conjunto  porque sirve para practicar cierto ludismo con sus variables argumentales. 
   No pasará inadvertida la atinada arquitectura formal de esta nueva colección que incorpora a la cubierta una fotografía hiperrealista de Jaime Sánchez Martín.  Esa grata impresión visual refuerza el juicio lector del conjunto. Diego Marín Galisteo ha escrito una carta de presentación lograda, que nunca pierde la compostura expresiva, que se sienta sin prisas para compartir intrigas en ese brocal que dibujan juntos realidad e imaginación, para atender al paso de las horas con la estela de un buen microrrelato.

2 comentarios:

  1. ¿Microrrelato? Estaré atento a la colección y los autores.

    ResponderEliminar
  2. Así es, La isla de Siltolá abre un sitio nuevo en sus estanterías para el microrrelato. Y lo hace con dos novedades que sorprenderán muy gratamente. Yo me he permitido comentar la de Diego Marín porque tiene una textura excelente para ser un primer libro. No hay titubeos y sí que encontramos buenos argumentos, finales brillantes y guiños al lector. Una alegría entre las manos del lector.

    ResponderEliminar