lunes, 23 de noviembre de 2015

HÁBITOS

Salón principal


HÁBITOS

   Atribuyó la extraña familiaridad con recodos y habitaciones a los muchos años de práctica; al hábito crecido en el perfil laborable. Fue desvalijando armarios, consolas, cajones y la caja fuerte del salón. Consiguió un botín considerable y un estar cansado que lo depositó en el sofá. Solo entonces cayó en la cuenta de que había saqueado su propia casa.
   Tenaz y vanidoso, consideró innecesario reconocer el error. Lo definió como un simple ejercicio práctico. En cambio evaluó con recelo la seguridad del inmueble. Instaló un cerrojo nuevo tras la puerta principal y adquirió una llave maestra de gran envergadura. Además pretende prolongar el sedentarismo doméstico para ahuyentar la competencia.

6 comentarios:

  1. Hola Tracy, es una alegría que te acerques a casa en la tarde del lunes, en esta incertidumbre tenaz de lo laborable que me ha dejado este cuentecillo entre las manos. Un gran abrazo y que tengas una buena semana.

    ResponderEliminar
  2. Me encantan los microrrelatos que como este, saben situarte en un marco extraño y diferente. Como siempre me sorprende el vocabulario empleado. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tengo cierto lío con los géneros, Carmela, es evidente; no sé por qué en mis microrrelatos se cuela siempre un aire de poema que les hace más líricos... Como decía Ángel no se si son poemas, prosas o prosemas... Bueno, ahí están, esperando una vez más la complicidad afectiva del lector. Feliz tarde.

      Eliminar
  3. Muy bien, al fin y al cabo todo es parte de uno...
    Ahí lo deja usted, al amparo del lector

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ese extravío no es, querida Marián, más que una metáfora de la incertidumbre. Me alegra mucho tu presencia en estos puentes y espero de corazón que encuentres algún instante de felicidad lectora. Un abrazo.

      Eliminar