domingo, 12 de junio de 2016

ELOGIO DE LA DERROTA

En el derrumbe


ELOGIO DE LA DERROTA


Dejarlo todo.
Liquidación por cierre.
Precios de saldo.




12 comentarios:

  1. Es magnífico pasear por tus palabras, imaginando lo que hay en tu pensamiento cada día. Un abrazo, Poeta.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola María, un placer tenerte cerquita en la amistad y en los afectos; no sé si estás de acuerdo pero se respira un aire de pesimismo social y de esperanzas maltrechas. Así que hay que aplicarse en buscar también belleza en lo caduco... Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  2. Versos que atraviesan, José Luis. Sí, hay que asumir nuestra derrota.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que no es nunca una derrota personal sino un estado de ánimo de los que se van dejando en el trayecto certezas, sueños, utopías... Un gran abrazo y muchas gracias por tu cercanía.

      Eliminar
  3. Cierran un negocio en el que yo compraba... y es como si cerraran una parte de mí (más aún si es una librería). En parte, además, me siento culpable. Como cuando cierran un cine: si yo hubiera ido más frecuentemente a ver películas, quizá no lo habrían cerrado. (Es absurdo, claro, pero inevitablemente me viene esa idea a la cabeza.)

    Sandra Suárez

    ResponderEliminar
  4. Yo creo que todos nosotros estamos hechos de costumbres y rutinas y cuando alguna de ellas se apaga crece la sensación de fuera de sitio. Y hay que seguir, buscando amanecida en otra idea, en otro sueño. Un gran abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Hay que luchar contra las derrotas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Naturalmente que sí, Tracy, las liquidaciones por derribo despejan el paisaje y son umbral de amanecida para nuevos retos. Un abrazo cordial desde Rivas, con sol de agosto prematuro y cansino... Que hay mucho que hacer.

      Eliminar
  6. Amigo José Luis, no hay derrota para aquel que no lo ha intentado. Y si lo intentas siempre ganas algo. Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Consejo maravilloso, querido Paco, la derrota es solo un atajo que no dejó en el buen camino. Y seguimos en la senda diaria, con los bolsillos llenos de voluntad y afectos. Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  7. José Luis, intenso haiku con olor a caída involuntaria o colapso provocado. Gracias compañero poeta por tu fino hilar.
    Saludos poéticos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti por hacer de la escritura un diálogo sostenido, una mirada con palabras nuevas. El haiku es una señal de ese tiempo de erosiones y desconcierto que marcan nuestros relojes. Yo me empeño a diario en ir buscando razones de vida, itinerarios para el optimismo... Pero la nada está ahí, inadvertida, fuerte, pesimista...Abrazos, querido Antonio.

      Eliminar