martes, 28 de junio de 2016

ÚLTIMOS MOVIMIENTOS

Muevo ficha

ÚLTIMOS MOVIMIENTOS

Soy tan raro que para reconocerme mi conciencia me pide el DNI digital.

Hay relaciones personales que tienen la duración de un aforismo y menos contenido.

En la madurez los sentimientos exigen estructuras elaboradas, escenarios con luz natural y narradores distanciados; la solvencia de un jugador de ajedrez.

Se quedó solo. Ahora recupera minerales en la galería de los desafectos.

El pudor convierte a la confidencia en un enroque.

Carpe diem. Quemó todas las naves. Mientras duró el incendio percibió su calor.

Un presente incierto. Piensa en zapatillas y sin afeitar; sólo mis peones mantienen una pose aceptable.

Futuro; esa aspirina diluida en el agua fresca del fracaso.

Andar extraviado tanto tiempo me deja ante tu puerta. Llamo al timbre. Espero.



6 comentarios:

  1. La madurez tiene el crédito que los sentimientos le conceden para estar en la partida.
    Como un peón de tu tablero, acudo cada día a recibir mi dosis en vena de literatura.
    Un abrazo grande, José Luis.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En ese itinerario hay doble dirección, María; un trayecto de ida y vuelta que hace de las palabras un diálogo plural. Gracias por tan hermoso afán.

      Eliminar
  2. Nunca son últimos, siempre son penúltimos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nunca son últimos porque en sus contornos muestran voluntad y empeño, el propósito firme de seguir como un peón de brega. Así que muevo ficha. Abrazos.

      Eliminar
  3. La simetría matemática mantiene esa calidez del blanco y negro encasillado:un duelo a pié de tablero. Estoy enrocado en tus aforismos y me encanta ¡qué le vamos a hacer!Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué grato resulta constatar que después de tanto tiempo en estos puentes, sigas encontrando en mi literatura una mesa libre ; me alegra mucho y además es para mí un verdadero privilegio. Gracias querido Paco.

      Eliminar