martes, 3 de noviembre de 2020

OFICIOS MELANCÓLICOS (Cuestionario personal)

A solas

 

OFICIOS MELANCÓLICOS

(Cuestionario de Rocío Lerma)

   Treinta años de dedicación literaria han trazado un discurrir plural que suma poesía, crítica, microrrelatos y aforismos. Casi a diario, José Luis Morante (Ávila, 1956) comparte en las entradas de su blog reseñas, poemas, cuentos diminutos y apuntes de un diario en vela… El resultado es una propuesta, rica en matices, que da fe de un estar entre libros, de un oficio a solas, casi melancólico.

 Tanta actividad… ¿No se cansa?

 JLM.- Sí, mucho; la literatura es un espacio tan amplio que recorrer sus sendas a diario aboca en el cansancio; me acuesto pronto y esas primeras horas del sueño son esenciales para recuperar fuerzas y ánimos; después me despierto con las primera claridad, madrugo, empiezo la tarea y otra vez, al despedirse el día, siento los genes de un hombre cansado que repite hábitos sin variar puntos y comas.

 En el blog “Puentes de papel” casi todos los contenidos se ven desde la poesía…

 Intento ser variado en las entradas, pero la poesía me parece el género esencial; es el que condiciona mi propio recorrido creador como subraya mi antología "Ahora que es tarde" (La Garúa editorial, 2020). R regula las lecturas diarias; dedico muy poco tiempo a la novela y más al ensayo crítico, pero las sendass que dejan más felicidad entre mis manos son los de poesía.

 ¿La poesía mantiene esa identidad de ser palabra en el tiempo?

 La definición de Antonio Machado no ha perdido vigencia; pero hay otros enfoques que no tienen fecha de caducidad y complementan la profundidad del poema: el compromiso, el canto elegíaco, la introspección, el yo solidario, el juego verbal, la imagen, la cata aforística…

 ¿Los géneros literarios son autónomos o se complementan entre sí?

  El tema central de la escritura, organizada en torno a estrategias expresivas distintas, es una reconstrucción ontológica del yo; cada devenir existencial no es sino un cúmulo de energía en préstamo que verifica trayectos dispares. La escritura verifica la  búsqueda de una razón de vida.

¿Tradición u originalidad?

   Es una misma actitud. En las propuestas singulares siempre habita la tradición literaria y reinciden voces de todas las épocas. No hay que asustarse, por ello, si el poema emplea las mismas “palabras de familia tibiamente gastadas”  para dar a lo conocido un epitelio nuevo, una formulación original.

 ¿Seguir o buscar ese lugar de quietud sedentaria de la lectura?

  Leer es un viaje que busca el panorama insólito, el encanto ideal de lo lejano, Los colores impregnan la retina, proponen un caminar hacia lo abierto, cuyos escenarios están por descubrir. Cada propuesta creadora captura una realidad significativa que deviene experiencia estética.

Si mira alrededor, ¿qué percibe?

   La mirada personal apuesta por la diversidad, por la visión autónoma y fragmentaria. Así se construye la meditación  sobre el transcurso; somos un peso leve en un espacio de continuo fluir.


Rocío Lerma, noviembre, 2020


 

No hay comentarios:

Publicar un comentario