miércoles, 10 de febrero de 2021

EXTRAVÍOS

El lugar justo
Imagen
de revista EL MUEBLE

 

EXTRAVÍOS

 

   Uno de los hábitos más detestables que practico con alevosa continuidad es el extravío. Cada jornada pierdo llaves, cartera, ilusiones, amigos… A veces hay suerte y consigo recuperar lo extraviado. Otras, solo recupero el malhumor erosivo que me produce una práctica desaforada.
La última pérdida es una mochila de cuero. En ella tenía un cuadernillo blanco, dos de mis bolígrafos preferidos, el cargador del móvil y un libro dedicado. Ignoro cuándo se diluyó. Recuerdo que pagué el taxi, caminé hasta casa y abrí la puerta. Así que tenía las llaves. Menos mal. Tampoco sé cuándo fui consciente de la pérdida. Así que he decidido desaparecer para que no se repitan más los extravíos. Por mis bolígrafos, que tantas dudas anotaron con fidelidad irreprochable; por mi cuaderno blanco que esperó con paciencia de monje zen algún verso aceptable; por la cordial dedicatoria del libro, que exigía una lectura atenta y emotiva.
   Con una mochila nueva, repleta de vacío, me encuentro en paradero desconocido. Ni siquiera el extravío sabe dónde estoy.

(De Cuentos diminutos)


 
 
 


2 comentarios:

  1. Perderse como solución puede estar bien un tiempo, pero, al final, todos llenamos la mochila de cosas nuevas. La ilusión es nuestra naturaleza.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un fuerte abrazo agradecido por tu reflexión; el cuentecillo invita al optimismo, a ese propósito de quien se pierde de comenzar el día buscándose. Feliz jornada.

      Eliminar