domingo, 21 de febrero de 2021

LIBERTAD DE EXPRESIÓN Y BARBARIE

El arte de convivir


 

AMANECIDA

No os dejéis seducir:
no hay retorno alguno.
El día está a las puertas,
hay un viento nocturno:
no vendrá otra mañana

BERTOLT BRECHT
 
 
  Las páginas del diario gustan de la literatura de interiores. Así que acepto que el impulso de escribir estas líneas no nace de la literatura sino de la historia; soy un ciudadano en la calle, con conciencia social, un testigo de un tiempo colectivo repleto de frustración y melancolía, de palpable desnorte. Por eso quiero dejar clara mi versión sobre un presente de barricadas y barbarie.
 
  Sorprende que los políticos que amparan la barbarie casposa e incendiaria no hayan leído la Constitución y no sepan que el artículo veinte, en todos sus apartados garantiza la libertad de expresión y de pensamiento. Y naturalmente es el poder judicial quien debe velar para que sus manifestaciones se cumplan en un marco de respeto, pluralidad y convivencia, como sucede con el rapero anarquista encarcelado.
 
  Ninguna constitución de Europa, ni de países plenamente democráticos como Nueva Zelanda, Australia, Canadá o Japón ampara el enaltecimiento del terrorismo, las amenazas de muerte, la incitación al vandalismo y el desprecio a las instituciones básicas del estado. No se encierra a quien manifiesta sus ideas sino a quien dinamita la convivencia con conductas agresivas, asociales, chabacanas y violentas, que soliviantan el derecho al honor y la libertad personal
 
  Parece que doscientos intelectuales muestran su pedigrí democrático apoyando al supuesto artista; o no han leído sus letras o no han leído la constitución, o no han leído ninguna de las dos cosas. Porque el reclamo de apoyar una buena causa como la libertad de expresión -¿Quién no apoyaría este derecho?- simplemente es un cebo para incordiar la convivencia democrática, siempre digna de mejor causa y de más sólida masa intelectiva.
 
  Las pérdidas económicas del patrimonio urbano las pagamos todos, salvo el activismo decrépito de quien no tiene nada que perder. La razón nunca decepciona. Aporta un futuro común y es el arranque de un tiempo habitable y sin adoquines. El civismo y la convivencia suponen estímulos esenciales para salir del letargo económico.
 
  La manipulación ideológica confunde voluntades y alienta extremismos radicales de izquierda y derechas que suelen comer en el mismo plato, ante el desconcierto del yo contemporáneo, incapaz de distinguir entre la libertad de expresión y la barbarie.
 
Artículo 20 de la Constitución Española:
1. Se reconocen y protegen los derechos:
a) A expresar y difundir libremente los pensamientos, ideas y opiniones mediante la palabra, el escrito o cualquier otro medio de reproducción.
b) A la producción y creación literaria, artística, científica y técnica.
c) A la libertad de cátedra.
d) A comunicar o recibir libremente información veraz por cualquier medio de difusión. La ley regulará el derecho a la cláusula de conciencia y al secreto profesional en el ejercicio de estas libertades.
2. El ejercicio de estos derechos no puede restringirse mediante ningún tipo de censura previa.
3. La ley regulará la organización y el control parlamentario de los medios de comunicación social dependientes del Estado o de cualquier ente público y garantizará el acceso a dichos medios de los grupos sociales y políticos significativos, respetando el pluralismo de la sociedad y de las diversas lenguas de España.
4. Estas libertades tienen su límite en el respeto a los derechos reconocidos en este Título, en los preceptos de las leyes que lo desarrollen y, especialmente, en el derecho al honor, a la intimidad, a la propia imagen y a la protección de la juventud y de la infancia.
5. Sólo podrá acordarse el secuestro de publicaciones, grabaciones y otros medios de información en virtud de resolución judicial.


                                                          

4 comentarios:

  1. Respuestas
    1. Ninguna valentía, querida amiga, solo un poco de sensatez y abrazo a la conciencia social de un país herido por la intemperie. Feliz jornada.

      Eliminar
  2. Cada vez que sale un perroflauta, la sociedad española, alentada por el político de turno, se cuestiona la libertad democrática. Político que, por cierto, está ahí gracias a dicha libertad.
    Gracias por poner un poco de orden.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un saludo cordial, querido amigo, en un tiempo tan complejo, donde la convivencia necesita más paso solidario, más tolerancia, más sensatez. Fuerte abrazo agradecido.

      Eliminar