lunes, 22 de febrero de 2021

ASCETISMO

habitación vacía
Edward Hopper
 

ASCETISMO

 Necesitaba poco. Y lo poco que necesitaba, nunca lo necesitó

 Su proceder fue sumando una correcta sucesión de hábitos. Limó necesidades hasta soportar un ascetismo extremo, de rostro sombrío, en el filo cortante de la renuncia. De noche no alteraba costumbres. Cuando dormía vencido por el cansancio, su imaginación buscaba un hueco propicio y en él alojaba siempre el mismo sueño.

(De Cuentos diminutos)



4 comentarios:

  1. Más insulso que el sueño de un asceta. O ¿puede que no? Porque no se controla lo que se sueña y puede que sus pesadillas fueran opulentas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. muchas gracias por tu lectura y un cordial saludo, con sal y afecto.

      Eliminar
  2. Se me antoja "cuento grande" porque es mucho lo que deja en significación y por su calidad narrativa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tan cordiales palabras, que engrandecen el cuento con tu cercanía y tu amistad. Un abrazo fuerte desde Rivas (Madrid)

      Eliminar