sábado, 26 de junio de 2021

LUCES A SOLAS

Los otros, conmigo
Imagen
de internet

 

LUCES A SOLAS
 
 
  Desde hace cuatro días en la casa no hay nadie, salvo yo. Al bajar la escalera una luz interior del dormitorio se enciende sola. No recuerdo cómo accioné el interruptor. Apago y tanteo hacia el perfil callado del pasillo. Otra vez sombras. Un instante después está encendida la lámpara del baño principal. En la casa no hay nadie salvo yo, repito mientras veo en el espejo a un tipo asustado que se mira a sí mismo y que hace unas horas, sin este nudo extraño de angustia y miedo atorando el pulmón, consumía un tiempo de soledad apática, monótono y previsible.

(De Cuentos diminutos)


 
 

2 comentarios:

  1. Debe haber algún conmutador -también solitario- en uno de esos bolsillos tan inadvertidos, la mayoría de la veces, que no somos capaces de encontrar para poder encontrarnos.
    La soledad y la luces nos permiten zigzaguear en el tiempo y hacer recortes para confeccionar trajes nuevos.

    Una abrazo estimado José Luis. Me encantan tus cuentos diminutos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los cuentecillos establecen sus propias reglas, querida amiga, buscan los rincones del asombro para dictar quien apaga la luz, quién se llena de angustia, quien nos hace compañía cuando no hay nadie. Un fuerte abrazo.

      Eliminar