sábado, 2 de julio de 2022

PABELLÓN DE INTERNOS

Espera
Archivo de internet


 

 PABELLÓN DE INTERNOS

   Regreso al Pabellón de internos. Coloristas y mudas sobresalen de su alambrada hostil varias filas de adelfas. Dentro no cambia nada. Algunos internos deambulan dubitativos, mirándome con desconfianza. Después se aproximan; me piden euros y tabaco y premian la generosidad con confidencias. Alguien, susurran, empujó al celador en la escalera central; hubo suerte, aunque sobrevivió se fracturó la cadera y estará lejos varios meses. Asiento sin hablar hasta que llevo mi inquietud a la calle.  En la tapia de entrada, siguen juntas las sillas de plástico que miran con nostalgia la avenida. 

(De Cuentos diminutos)








 

 


 

No hay comentarios:

Publicar un comentario