sábado, 21 de abril de 2012

JESÚS URCELOY. TAMAÑO NATURAL.

La biblioteca amada
Jesús Urceloy
Los Conjurados, Polibea, Madrid, 2012

No parece asunto de polémica que el título remite de forma clara y directa a la casa del libro, sitio hospitalario y bóveda fuerte que resguarda en sus muros el vino vigoroso de los autores clásicos, el agua fresca del conocimiento. Así lo apunta en el liminar Emilio Pascual, quien traza un emotivo retrato de poeta entre versos y discos. El prologuista pregunta, casi en tono intimista, por qué elimina, en las secuencias versales, los signos de puntuación que pautan la cadencia lectora. No es un recurso nuevo en Urceloy; ya en El libro de los salmos incluyó una composición “Los libros” donde los versos avanzaban sin las laderas de comas y puntos; escritura con la libertad de usar sombrero. No quiero abandonar este umbral de Emilio Pascual sin traer a la memoria las ediciones de Todo Sherlock Holmes y de Las 1000 y una noche para la editorial Cátedra, que han tenido una exitosa aceptación en el maltrecho mercado del libro.
La biblioteca amada se suma a esta obra en marcha que iniciara, en 1998, El libro de los salmos, hecho de una oralidad sincera y palpitante, y que prosigue La profesión de Judas, finalista en el Premio nacional de la Crítica; aquel poemario contaba con un amistoso prólogo de Luis Alberto de Cuenca y dejaba en los oídos la voz rota de un largo monólogo, lleno de soledad y desafecto, una contraelegía de La casa encendida, de Luis Rosales. Completan la hoja de ruta Berenice y Diciembre (Noticias desde el yermo), reconocido con el II Premio Internacional de poesía Margarita Hierro. La entrega más cercana en el tiempo es la compilación de sonetos Harto de dar patadas a este bote, impulsada por De la Luna Libros. La muestra recupera la talla reducida del soneto para convertir la estrofa en un traje ponible que admite una amplia gama de asuntos y matices formales. Como el valor al soldado, al profesor de un taller literario se le supone pericia técnica y aquí lo demuestra. Urceloy es Urceloy a tamaño natural, incluso en la dedicatoria: un didáctico repaso a la familia proposicional, esa gente amable que nunca varía su estado e introduce a los demás elementos de la oración. Es una dedicatoria desbordante que multiplica las deudas afectivas; como sucede con la foto de contracubierta, tuneada por el poeta y editor Luis Felipe Comendador, a partir de un inolvidable fotograma de Casablanca.
Otra seña personal es esa mezcla natural de su poesía que emplea la sal y la pimienta con tacto cocinero. Conviven clasicismo y erudición con el coloquialismo y la irreverencia, para que la solemnidad no saque su smokin de ceremonia y el traje usado recuerde que la arruga es bella. Todos los títulos están en latín y en castellano y pertenecen al silencio pausado de la biblioteca, ya sean episodios de un libro mayor o títulos de obras del canon. En "La Huida a Egipto" el tratamiento irónico subraya el escepticismo y el repliegue existencial del yo ante la derrota de lo cotidiano. El poema tiene escondido el eco firme de Jaime Gil de Biedma, de aquel Gil de Biedma encerrado en un sótano más negro que su reputación en el tiempo sórdido de la dictadura.
Descubrimos pronto que el hilo conductor es la recreación de tópicos literarios. Así, “Lugares amenos” y “Lugares comunes”coleccionan topónimos de una geografía real para dibujar un mapa poético que recuerda a las enumeraciones de Manuel Machado –aquel poema, “Andalucía”, que está en la memoria de todos-, o a su mejor discípulo, Miguel d’Ors, aunque la enumeración es un recurso multiempleado en Withman, Borges, Luis Alberto de Cuenca o Luis Felipe Comendador. En estas composiciones sobresale su sentido del ritmo, esa sabiduría sonora, heredada del modernismo, que hilvana sustantivos como si fueran imágenes de una misma secuencia.
Pero sobre cualquier otra premisa, la colección poética de Urceloy es un libro de amor,aunque también son materia del canto otras circunstancias vitales –el odio, el sueño, la alegría, la amistad o la escatología (aspecto este que ni siquiera en Quevedo me parece aceptable)- y metaliterarias. Sin el amor, ese eje central del tópico literario, la literatura perdería su venero más fecundo. El poema que da nombre a esta entrega, “La biblioteca amada” personaliza el libro para convertirlo en cuerpo y piel tangible; propicia el desembarco de los sentimientos. Es, sin duda, una de las piezas mayores y emplea en su final un verso memorable.
En un libro tan corto, no parece culpable la inserción de una addenda, una reescritura en versión libre del Catulo hedonista que reivindica el goce y la plenitud del ahora.  Pues eso: Carpe Diem.

22 comentarios:

  1. Me alegro mucho de que hayas acercado con tanta prontitud a Puentes de Papel el último poemario de Urceloy. ¡Me hubiera encantado escucharos en la presentación! Un abrazo y gracias por esta estupenda reseña!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querida Esther, el texto resume un poco mi presentación. No conocía la sala de la calle San José, en El Barrio de las Letras, y me gustó el ambiente. Hay que buscar un buen sitio para cuando salga tu libro y allí estaremos todos apoyando tu poesía. Un abrazo fuerte.

      Eliminar
  2. No he leído el libro. El título de un poema "La huida a Egipto" me llama la atención, pues es ese el título de mi primer poema escrito a los 10 años, perdido ya, pero recuerdo que era un poemilla descriptivo donde daba constancia mi mirada infantil ante ese mítico y catequetico acontecer del Evangelio en la edad más ignarada de la vida de Jesús.

    Gracias por compartir a este autor.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  3. "La Huida a Egipto" de Jesús Urceloy está despojado de cualquier sentido religioso. Es una relectura de la huida existencial, de ese impulso que lleva a abandonar el tedio cotidiano y encerrarse a salvo en un lugar no contaminado por la decepción. Urceloy emplea la ironía con mucho acierto, para abordar los tópicos que continuamente se reiteran en los poemas de todas las épocas.

    ResponderEliminar
  4. Gracias José Luis por la síntesis que me haces de ese poema. Lo leeremos.

    ResponderEliminar
  5. Estoy loquito por pillar ese libro urceloco y poder decir todo lo que me sugiera (que será mucho, estoy seguro)... un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Me decían que este viernes hacía buen tiempo pero yo tenía metido el frío, supongo que por el miedo al desplazamiento de este pie dolorido, en moto, hasta La sala Trovador, lugar de la presentación del libro de Urce.
    No podía perdérmela y gracias a mi hermano Carlos, que me llevó, allí me presenté.
    Nada más llegar el frío se fue hacia el fondo. Se fue al patio bellísimo de palmeras que los ponentes tenían a sus espaldas. Ellos no se veían pero sus cabezas tenían el marco verde y húmedo que requería la ocasión.
    En un entorno así nada podía salir mal y nadie se aburriría.
    Muchísimas gracias, amigo Jose Luis Morante, por esa magnífica presentación que le hiciste a Jesús. Y viniste a pesar de esa voz afónica que nos achaca a los docentes cuando menos te lo esperas.
    A mi hija le abrieron los ojos tus palabras sabias y fluidas de docente, de poeta y de amigo. Palabras sacadas de tus cuerdas vocales tan generosas,(sé que luego se sintieron algo agradecidas con aquel chocalatito caliente, jeje, menos mal).
    Me encantó todo, los ponentes, el local, la afluencia importante de gente: poetas como Miguel Lostalé, Miguel Losada, Anais Trigo, Juan Hospital,José Cereijo, Julio Castelló, Jose Antonio Rodríguez, Ángel Abad, Antonio Polo,Jaime Alejandre,Elisa Fernández, Deborah Antón, Mª José Cortés, Jose Miguel Urbano..., y tantos otros que no me acuerdo. Personas queridísimas como Belenina, Carlos H, Mayte y Eloy. Gracias a todos- menos mal que erais tantos- por envolver en papel de celofán a Urceloy y llegar desde una parte de su ombligo hasta la otra, y aún sobrando papel para casi media vuelta más. Gracias por tapar su desnudez (y eso que a él le gusta desnudarse mucho, je je, es algo exhibicionista...).
    Me comentabais alguno que nunca habiais visto emocionado a Urceloy en un recital. Y es verdad. Para mí fue un momento único.
    Se rompió con algunos de sus poemas la seriedad del acto aunque fuese con ese poema asqueroso de cómo hacen sus necesidades ciertos personajes, entre ellos el poeta.Y aunque a mí no me gusta especialmente este poema y aunque no quiero reírme, no puedo evitarlo.
    Lástima que al final no me quedase a las cañas pero ya me dolía demasiado el pie y lo tenía hinchadísimo.
    Enhorabuena por tu blog, Jose Luis Morante. Ah, ganó El Madrid, bien!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querida Marisol, tu entrada en la calle Huertas con el casco y esa moto soberbia fue un acontecimiento de poema. Me alégró que vinieses porque Jesús contigo es un verso grandote de ternura. Ganó el Madrid, pero el partido fue el viernes. Sólo faltó Luis Felipe Comendador para que la alegría fuese apoteósica.
      Nos despedimos de forma apresurada; te debo un café y te llevaba mi edición de Luis García Montero para que te la leas en tu convalecencia. Nos vemos muy pronto. Un beso ( Bueno, veinte).

      Eliminar
  7. Todavía no he leído el libro pero no dejaré de hacerlo. Gracias por tan interesante reseña. Un saludo, Carmen Roiz

    ResponderEliminar
  8. El gran maestro Urceloy! La gran persona Urceloy! El increíble poeta Urceloy! Tengo que decirlo todo muy clarito: estamos frente al poeta más importante de nuestros tiempos!
    Admiración, aprendizaje y todo mi amor al más grande y generoso hombre de las letras!
    No ahondaré en su obra de forma poética, su obra nos hace toser el alma y niñar el ser! Gracias jesús!!! Se te quiere bien.
    PD:y mucho!

    ResponderEliminar
  9. Soy fiorilli, no sé por qué me aparece daniel gutierrez lois

    ResponderEliminar
  10. Gracias José Luis. Gracias siempre. Eres un amor. ERES UN AMOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOR.

    Un aparte: aunque anden todos con lo del poema escatológico os recuedo que su fin no es ese, sino poner en solfa algunos comportamientos de algunos personajes reconocibles. Está hecho con elegancia, sin exabruptos exagerados, en alejandrinos blancos, con sus ritmos y acentos, buscando no otra cosa que una risa discreta, amable y cómplice. Lo escribí a la manera de Marcial, aunque me temo que en comparación con el gran poeta latino se queda en modo bastante menor.

    Jesús Urceloy

    ResponderEliminar
  11. Estupenda introducción, José Luis, tanto en vivo como en diferido, de los magníficos versos de Jesús Urceloy, que estoy disfrutando ahora en una lectura más íntima. Un verdadero placer (escatologías incluidas).

    ResponderEliminar
  12. NO sabes lo que lamenté no poder acompañaros y daros un abrazo.
    Enhorabuena a ti, al Urceloy y a todos cuantos estuvisteis para envidia mía. Mi abrazo incondicional

    ResponderEliminar
  13. Yo sí estuve, como ha recordado Marisol (que te mejores pronto, un beso), y lo disfruté de veras. Y estoy de acuerdo con Jesús en que lo de la escatología del poema en cuestión, gracias al tratamiento medido y sabio, no resulta en asboluto excesiva; Quevedo, por ejemplo, fue mucho más lejos en esa línea. El libro en general me parece un ejemplo espléndido de la maestría de Jesús, y una muestra de cómo se pueden tratar los temas más desacostumbrados o ajenos a lo convencionalmente poético de un modo ligero y vivo que no les quita en absoluto profundidad o emoción allí donde se requiere. En conjunto, creo que es el libro suyo que más me gusta. Y él estuvo inmenso, como siempre, pero más que siempre. Y tu propia presentación, a la altura, lo que es mucho decir, pero lo digo. Enhorabuena a ambos.

    ResponderEliminar
  14. Estupendo todo lo que escribe Urceloy. No pude asistir a la presentación de su libro, pero estoy deseando conseguir mi ejemplar y leer su nueva obra. La suculenta crítica q has hecho no puede más q aumentar mi apetito poético.

    ResponderEliminar
  15. Gracias José Luis por la magnífica reseña. Intuyo que tu presentación estuvo a la par. Siento no haberla disfrutado.
    Confío en conseguir el libro del maestro Urceloy lo antes posible.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  16. Tuve el placer de poder asistir a la presentación de LA BIBLIOTECA AMADA de Jesús, tan estupendamente prologado por tu voz José Luis, aunque estuvieras un poco afónico. Es el libro de Jesús que más me emociona junto con la PROFESIÓN DE JUDAS. Aunque en aquél la temática predominante era el desengaño y en éste triunfa el amor sobre otras dolencias. Gracias por hacer estos momentos posibles.

    ResponderEliminar
  17. Como no puedo responder de forma individual a tantos amigos que han dedicado palabras generosas y llenas de afecto, sólo comentar que sentí -sentimos, porque Jesús estaba muy emocionado- que cada una de las palabras encontra el destinatario ideal. Fue un placer y seguro que habrá ocasión de repetir el encuentro. Un abrazo a todos.

    ResponderEliminar
  18. Aún no he leído el libro y por tanto nada puedo decir sobre él, aunque, a tenor de tu reseña, me apetece un montón entregarme a él. Gracias, José Luis, por tenernos al tanto de la publicación de tantos libros interesantes a través de tus estupendas reseñas. Eres un sol.

    ResponderEliminar
  19. Un pequeño detalle: he caído ahora en que en la nota de Marisol se habla de "Miguel Lostalé". Es Javier, no Miguel.

    ResponderEliminar
  20. Corregido el lapsus. El largo itinerario poético de Javier Lostalé y el afecto que despierta su continuo apoyo a la poesía desde un programa mítico de Radio nacional, LA ESTACIÓN AZUL dan una idea muy nítida de su identidad. Así que naturalmente hablaba de Javier.
    También estuvo Miguel Losada, el coordinador de las lecturas en La Cacharrería del Ateneo de Madrid.

    ResponderEliminar