miércoles, 11 de julio de 2012

RAMÓN EDER. AFORISMOS.

La vida ondulante
Ramón Eder
Renacimiento, Sevilla, 2012

El aforismo no sirve para nada, salvo para dar sentido a lo que nos sucede en el tránsito diario. De esa creencia nace el material literario de La vida ondulante, tercera salida que Ramón Eder (Lumbier, Navarra, 1952) dedica al pensamiento breve. El itinerario creador de Eder abarca también libros de poesía y relato, pero su discurso natural parece inclinarse por la condensación verbal; en ella se producen sus mejores logros.
La nota prologal repasa el legado aforístico de los últimos siglos y concede a los moralistas franceses estatura canónica. Son ellos, La Rochefocauld, Pascal, Vauvernargues, Chamfort, Rivarol...los que han moldeado el definitivo formato del género. Pero la labor del aforista se adapta a cada tiempo histórico y al nuestro parece corresponderle un aforismo irónico, que rechace el púlpito eclesial de la solemnidad al analizar los entresijos de la conducta humana.
Tres secciones integran esta entrega y en cada una de ellas hallamos cumplida muestra del interés oscilante de cada reflexión. De esta escritura discontinua que deja a descubierto los mínimos enigmas de la vida al paso emana una racionalidad tajante, llena de amenidad y coherencia, de la que son buena muestra los siguientes textos: 

Hay tantos infelices en el mundo que lo mejor que podemos hacer por ellos es no aumentar su número con nuestra persona.

Si nos alejamos mucho de una tentación caemos en la siguiente.

Todo rey parece bueno en el exilio.

No ir al teatro es una forma de hacer crítica teatral.

Las estatuas no alcanzan su perfección hasta que son mutiladas por el tiempo

Ramón Eder estudió filosofía en la universidad de Vicennes, y hace de la ironía y de su visión sociológica de lo cotidiano vasos comunicantes. Su acercamiento a lo real conforma una propuesta de grata lectura, con algunos aciertos deslumbrantes.

2 comentarios:

  1. José Luis, te recomiendo dos libros nuevos de aforismos también publicados por Renacimiento en su colección "A la mínima":

    AFORISMOS,de Fernando Pessoa (Selección y prólogo de José Luis García Martín)

    PENSAMIENTOS DE INTEMPERIE de Manuel Neila.

    Un beso fuerte

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Herme, los buscaré de inmediato; ya sabes que es un género que me fascina por su condensación y por servir de andamio para escalar lo cotidiano. Besos estivales.

      Eliminar